www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

La fotografía de Alejandra López-Zaballa

jueves 27 de octubre de 2016, 20:08h

El pasado 17 de octubre coincidiendo con el conversatorio en que participaron don Luis María Anson y don José Varela Ortega, en el Ateneo Español de México, del cual le di cuenta en mi anterior entrega, fue aquello el escenario idóneo para apreciar una interesante exposición de la fotógrafa española Alejandra López-Zaballa, quien mostró su espléndido trabajo de campo dedicado esta vez a documentar una casa hogar. Déjeme contarle mis impresiones al conocer su obra.

Alejandra López-Zaballa es una madrileña que lleva trabajando 3 años en México, en su haber cuenta fotografía documental, paisaje, arquitectura y retrato y suma un periplo por 9 países enriqueciendo su trayectoria desarrollando diversos proyectos, desafíos que ha sorteado exitosamente, consistentes en trabajos sociales que documentan diversos escenarios y en particular, colaborando para cubrir situaciones de pobreza extrema con una vena y un ojo encomiables, que favorecen su don por captar imágenes extraordinarias en un marco de gran dignidad en cada toma, que es preciso resaltar porque lo consigue de una manera formidable. Esa es su firma. Su trabajo fotográfico es verdaderamente magnífico.

Es extraordinario porque además de la técnica empleada por su autora, cada toma provoca al espectador y sobre todo, lo más importante, porque dota de visibilidad a quienes muchas veces no son objeto de una lente fotográfica, injustamente.

Alejandra López-Zaballa ha ejercido muchas veces como voluntaria en los proyectos emprendidos (como lo hizo en Nairobi, en Tailandia). Ello la mueve a una búsqueda constante de apoyos y financiamientos para sostenerlos y proseguir así su ingente y valiosa labor. Eso la llevó también al Ateneo, donde he tenido la enorme ocasión de conocerla y a su trabajo fotográfico. No ha hecho poco, lo cual ha favorecido que obtuviera el tercer Premio Imagen Única de LensCulture en su edición Exposure Awards. Es un galardón internacional de gran reconocimiento en el mundo de la fotografía y con una difusión altísima. Gracias a ese premio, la imagen "Juguetes de Verdad" de su autoría estuvo expuesta en Londres en el Sommerset House durante una de las ferias más importantes de fotografía profesional: PhotoLondon. Cuenta además, con otros reconocimientos gracias a los cuales su trabajo se ha expuesto en Chelsea, Nueva York y Bangkok. Estoy cierto que a usted le encantará su obra. Miren su página, www.alejandra-photography.com. Es fenomenal y pueden darle seguimiento a su trabajo, contactándola.

Con la generosidad del Ateneo español de México y de la Consejería de Educación de España en la Ciudad de México, Alejandra expone entre el 29 de septiembre y el 3 de noviembre la muestra "Refugios y Futuros", un proyecto artístico y social iniciado hace casi 2 años en Oaxaca en una Casa Hogar de Niñas. La autora explica que fotográficamente hablando, es un proyecto documental y estético que pretende relatar la vida de las 24 niñas que en ese momento eran parte de la Casa Hogar, con dos fines fundamentales: sensibilizarnos y ayudarlas. Todos los beneficios de la venta de las fotografías fine art de medio y gran formato y de edición muy limitada, irán destinados a la Casa Hogar de Oaxaca.

El encuadre, la luz, el gesto que comunica en un mundillo tan complejo como lo puede ser un sitio así, tan universal, tan reclamante, tan evidenciador, propagan el espíritu de la artista en verdad, que con gran talento nos induce a él de la mano de su diestra lente.

Guiado al visitar su exposición para fortuna mía, por nuestra invitada a esta columna leída en ambos hemisferios, me contó que ejerce la fotografía profesional desde hace siete años. Debo mencionarle que la muestra vista se hizo en blanco y negro, una magnífica oportunidad para preguntarle qué representa para ella la fotografía y porqué se decantó en particular y para esta ocasión, por esos colores. Ella afirma sobre la fotografía: “como todo arte, es un medio de comunicación muy poderoso en cuanto que debe servir para sensibilizar y conmover. El/La artista, ya sea fotógrafa, pintora, bailarina, etcétera, debe llegar al público y ofrecerle algo nuevo y auténtico”. Le pregunté la razón para hacer su trabajo –éste en particular– en blanco y negro, expresando que el valor de tales colores “no es mayor que el de la fotografía en color. A mi me gusta particularmente el blanco y negro para algunos proyectos documentalistas, pues se observan mejor los contrastes de luz, las texturas y algunos otros detalles”.

Y se nota en la enorme dedicación que denota compromiso en esta fotógrafa española, en un trabajo excelso al que imprime talento y el amor puesto a cada toma con la venia de la niñas de la casa hogar, captando ese momento preciso que enamora, que subyuga, que nos reclama nuestra atención. Alejandra López-Zaballa consigue que el espectador no sólo admire su trabajo, sino que reciba el mensaje que cada foto transmite.

Yo que de la fotografía he hecho solo un pasatiempo con incipientes estudios, me declaro simplemente neófito, pero sí que puedo escudriñar su tarea, apreciar su labor, valorar su técnica. Cuando vi su trabajo sencillamente me extasió, porque uno ve la capacidad de la fotógrafa que mueve y conmueve. Es un verdadero privilegio conocerla. Uno agradece su tarea que nos conduce a concientizarnos de las necesidades y las precariedades de nuestro mundo, que claman a no olvidar a grupos en condiciones de vulnerabilidad tales que, al apoyarlos, concluye la artista, “no es caridad, no es dar desde una posición paternalista. Es más apoyar y generar las condiciones, para que los más desfavorecidos (no por su responsabilidad sino por la casualidad de su origen) puedan construirse un mejor futuro, que puedan empoderarse, pero sin unos mínimos como la educación, la higiene y la salud es muy difícil conseguir ningún tipo de prosperidad apremian ser atendidos”.

Puedo concluir que Alejandra López-Zaballa nos recuerda en su obra que con su arte importa más la sensibilidad, el buen ojo y el ánimo de ayuda que la sofisticación de la lente; moviendo conciencias podría ser receptora de una ayuda que canaliza y con ella enfrenta mejor el desafío de la vida que para grupos vulnerables siempre será mayor. Alejandra lo consigue y de verdad que de una manera tal que es fenomenal. El fotógrafo siempre es nuestra guía y ella deambula por el mundo con sentido y con ánimo de contribuir a ayudar a que sea un poco mejor. Yo no puedo más que reconocerlo y hablarle de ella.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios