www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

"RODEAR EL CONGRESO" HACE EL RIDÍCULO

lunes 31 de octubre de 2016, 10:45h
Los falangistas valerosos del dictador Franco multiplicaban la cifra de asistentes a las manifestaciones que exaltaban al caudillo...

Los falangistas valerosos del dictador Franco multiplicaban la cifra de asistentes a las manifestaciones que exaltaban al caudillo por 5; los proetarras lo hacen en las suyas por 10; los sindicatos UGT y CCOO por 20. Los podemitas que organizaron, publicitaron y apoyaron “Rodear el Congreso” han multiplicado la cifra de manifestantes por 50.

El fracaso ha sido de órdago, si bien quedó oscurecido por las tensiones de la sesión de investidura y por los piadosos periodistas con lo que cuenta Podemos en varios periódicos impresos, hablados, audiovisuales y digitales. Poco más de 3.000 personas se concentraron para rodear el Congreso y protestar por la “farsa democrática” que allí se celebraba. Los podemitas difundieron enseguida la cifra de 150.000. Esperaban de verdad que se movilizara un millón de personas. Se quedaron en 3.000. La sociedad española ha exacerbado con razón sus críticas hacia la clase política. Pero sabe que la soberanía nacional está representada en el Congreso de los Diputados. Sabe que disfruta de una democracia pluralista plena. Sabe que la libertad es un hecho en España. Sabe, en fin, que eso es lo que falta en la Cuba de Castro, en la Venezuela de Chávez y Maduro, en el Irán de los ayatolás, es decir, en los regímenes estrella de Podemos, que son dictaduras puras y duras cuando no abiertas tiranías.

Pues sí. Hay que decirlo alto y claro: “Rodea el Congreso” hizo el mayor de los ridículos. Fue un estrepitoso fracaso. Los españoles tienen muy varias posiciones políticas pero en su inmensa mayoría están a favor de la moderación y la concordia y en contra de la coacción, la violencia y la agresividad.