www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA ECONÓMICA

Cae el número de parados de muy larga duración

Cae el número de parados de muy larga duración
Ampliar
(Foto: Efe)
miércoles 02 de noviembre de 2016, 22:28h

La última EPA ha arrojado muy buenos datos. Buenos, es decir, si los comparamos con los datos anteriores, pues una tasa de paro del 18,91 por ciento sigue siendo escandalosa. Pero es la primera vez que cae del 20 por ciento desde 2010. Sigue cayendo el número de activos, en 51.200 el último año y 27.300 en los tres últimos meses, mientras que la ocupación crece, a muy buen ritmo. Ha aumentado el número de empleados en 226.500 en tres meses, y el total alcanza los 18.527.500 trabajadores. Caen los activos, suben los ocupados, luego cae el número de parados hasta los 4.320.800. El ritmo anual de creación de puestos de trabajo, que se había reducido en el segundo trimestre de 2016, ha vuelto a recuperarse.

Todo buenas noticias, sí. Pero hay un aspecto, al que le hemos prestado especial atención en estas crónicas, y al que tenemos que volver de nuevo. El paro, cuando se prolonga, dificulta la salida de esa situación. Es lo que se llama histéresis del desempleo. Histéresis, recordémoslo, es según la RAE el “Fenómeno por el que el estado de un material depende de su historia previa y que se manifiesta por el retraso del efecto sobre la causa que lo produce”. Esto es lo que se produce con el paro: Cuanto más se prolonga, más se alimenta la causa del mismo. El motivo es que los empresarios aprecian en ese trabajador en el dique seco quizás no el suficiente interés como para haber obtenido empleo, y muy probablemente una desactualización de su capital humano, si no ha cubierto sus horas con la formación adecuada.

Los efectos sobre la economía de esas personas y sus familias son muy importantes. Primero, por los ingresos que dejan de percibir. Pero después porque al igual que tienen una mayor dificultad para encontrar trabajo, la tienen para obtener un empleo con una remuneración adecuada. ¿Hemos mejorado en este aspecto?

Quienes han estado más de dos años en el paro llegaron a superar los dos millones de personas. Dese el segundo trimestre de 2015, su número ha empezado a caer de forma apreciable, y de nuevo lo ha hecho en el tercero de este año: en 148.400 personas, hasta los 1.811.200.

Por otro lado, elimparcial.es ha tenido acceso a los datos de las personas con cuatro o más años en el paro. En 2008 rondaban las 80.000, y ya en el primer trimestre de 2009 superaron las 100.000. Su número no dejó de crecer, hasta superar las 800.000 personas al arranque de 2015. Y se ha mantenido en esos niveles hasta justo el tercer trimestre de 2016, último para el que tenemos datos. De julio a septiembre, el número de parados con más de cuatro años en el desempleo cayó en 53.400 personas, y se sitúa en 747.400. Es la primera caída significativa desde 2015. Quizás necesitemos otro trimestre para marcarlo como tendencia, pero el hecho de que el paro de dos o más años lleve año y medio descendiendo hace pensar que efectivamente han empezado a cambiar las tornas.

Hay un elemento añadido, que es la edad. No es lo mismo estar dos años en el paro con 30 años que con 45. ¿Cómo influye la edad en el paro de larga duración? No contamos con los datos desagregados para cuatro o más años, pero sí para dos o más.

Lo primero que cabe decir es que desde este año, la caída es generalizada para todas las edades, menos entre quienes tienen de 60 a 64 años. Sí se observa que los primeros en cambiar la tendencia y mejorar son los que tienen de 20 a 34 años; especialmente de 20 a 24. En estas edades, la tendencia cambió con la llegada de 2014, aunque la mejora ha sido menos pronunciada en la horquilla entre los 25 y 29 años.

De 40 a 45 años, la mejora llega en el último trimestre de 2014, y de 35 a 40 seis meses después. Entre las personas de 45 a 54 años, la mejora no llega hasta el tercer trimestre de 2015. Para quienes están entre 55 y 59 años, ésta no llega hasta 2016 y, como hemos dicho, para quienes no ha llegado la edad de jubilación y son mayores de 60 todavía no ha cambiado la tendencia.

En definitiva, hay una correlación clara entre la franja de edad y el momento en el que empieza a caer la incidencia del paro de muy larga duración para ellos. Cuanto mayor es la edad, más se retrasa la mejora.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.