Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Clara Sánchez: Cuando llega la luz

domingo 06 de noviembre de 2016, 16:25h
Clara Sánchez: Cuando llega la luz

Destino. Barcelona, 2016. 448 páginas. 20,90 €. Libro electrónico: 11,99 €.

Por Marta Rózpide

Experimentaron con personas, cometieron algunas de las mayores atrocidades de la historia de la humanidad, adoraban el orden y no respondían a sentimientos ni creencias, sino a las órdenes de su férrea doctrina. “Uno puede sonreír y sonreír y ser un villano”, así decía William Shakespeare en Hamlet, cita que Sánchez utiliza para arrancar con esta historia de amor, lealtad y maldad. El nazismo no ha desaparecido, resiste bajo el sol del Mediterráneo, concretamente en Dianium. Sobrevive bajo arrugas y párpados plegados en un centro de ancianos, en chalets desconchados y en el betún recién puesto a un par de botas militares. Al acecho de esta longeva Hermandad están Julián y Sandra, los coprotagonistas de esta novela, esperada continuación de Lo que esconde tu nombre.

La existencia es un círculo perfecto entre la muerte y la vida; pero por el camino de su circunferencia hay muchos intervalos. Janín, un bebé de tan solo unos meses, devuelve luz a Sandra, alguien que “había dejado de ver la vida desde el lado de los deseos imposibles, incluso de los posibles”. Ahora reside en Madrid con un trabajo estable y una rutina diaria, comparte el tiempo de su hijo con Santi, su exnovio, y pasa los días pensando en el futuro que le deparará a su recién nacido. Todavía no sabe que la vida es cíclica y que la Sandra del mechón rojo y los piercings está a la vuelta de la esquina, en concreto a la vuelta de la guardería de su hijo, cuando descubre un papel con un mensaje anónimo en su mochila: “¿Dónde está tu amigo Julián? Volverás a saber de nosotros”.

Los recuerdos se agolpan entonces en la desprotegida joven, que tratará de encontrar al anciano Julián antes de que sea demasiado tarde. Los seis capítulos de la novela se convierten a través de la memoria de ambos amigos en un viaje. Mientras Sandra narra sus idas y venidas tratando de dar con Julián, este último desvela su nueva investigación en Los Tres Olivos. Su empeño por sacar a la luz la cara oculta de antiguos miembros del partido del Führer, ha llevado al incansable Julián a compartir residencia con nazis instalados en la costa levantina. Allí, intentará con éxito volverles locos con pequeños endiablados cambios en sus pertenencias y habitaciones perfectamente ordenadas.

Cráneos de pisapapeles, cuadernos con las notas de sus terribles experimentos… Todo le recordaba a Julián los crímenes de estos supuestamente indefensos octogenarios. Nadie más sabía lo que callaban las manos del Carnicero de Mauthausen o los ojos aparentemente normales de Elfe. Nadie, salvo él. “No puede elegirse lo que no quiere saberse, se te mete en los ojos como ráfaga de arena, y se queda en el cerebro y en el estómago”. Así lo explica Julián durante una de sus misiones dentro de la residencia.

Gracias a estas arriesgadas travesuras y a la profunda investigación de Julián, el lector descubre qué clase de singular residencia es Los Tres Olivos. Nazis, aristócratas arruinadas, enfermeros, matones y nuevos alienados por el partido nazi conviven en sus habitaciones, sus jardines y su playa. Lo que recuerda en cierta manera a la reciente película de Paolo Sorrentino, Youth (2015), (La juventud). Lejos del romanticismo del filme, es posible imaginar lo excéntrico de esa residencia si uno intercambia Los Alpes por el Mediterráneo; y al compositor de orquesta y la relación dramática que mantiene con su hija por Julián y su conexión con ese grupo de médicos, aviadores y otros miembros del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán.

La delicadeza en las descripciones, la empatía que despiertan los personajes, la intriga de su trama… Clara Sánchez consigue envolver en cada página al que tiene el placer de pasarlas en una bruma de misterio imposible de evitar. La curiosidad por el devenir de los personajes y la verdad tras la Hermandad hace de Cuando llega la luz un libro a la altura de su antecesor y Premio Nadal de Novela 2010, Lo que esconde tu nombre, editado también por Destino.

Si bien se trata de una prosa sencilla y “facilona” para muchos, la belleza de esta obra no reside en la complejidad de su sintaxis o su vocabulario, sino en el mimo que destila cada uno de los individuos que la habitan, en la elegancia con la que conviven el odio más corrosivo y perenne con el amor más puro e ingenuo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

0 comentarios