www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA PRIMERA EN LA FRENTE: EL CONGRESO ABOFETEA A RAJOY EN EL ROSTRO DE MÉNDEZ DE VIGO

miércoles 16 de noviembre de 2016, 10:01h
Demasiado difícil gobernar con 137 escaños frente al resto de la Cámara porque Ciudadanos, si quiere mantener su espacio, será...

Demasiado difícil gobernar con 137 escaños frente al resto de la Cámara porque Ciudadanos, si quiere mantener su espacio, será más exigente que el PSOE. Un Méndez de Vigo estático recibió el tremendo bofetón del Congreso de los Diputados que sin fisuras, de Ciudadanos a Podemos, descuartizó la Lomce, niña de los ojos de Mariano Rajoy en la pasada legislatura.

El presidente es hombre de hábil mano izquierda, un poco desentrenada, eso sí. Deberá negociar hasta la extenuación cualquier proyecto de ley y se verá obligado a ceder una y otra vez. Los analistas más solventes consideran que esas concesiones tienen un límite y que a Mariano Rajoy no le quedará otro remedio que convocar elecciones anticipadas para intentar zafarse del Gobierno en precario que ahora preside.

La primera en la frente, en fin. La oposición, en la que se incluye Ciudadanos, ha demostrado de entrada lo que puede ser el Congreso de los Diputados en los próximos meses. Tal vez consiga el Partido Popular aprobar los presupuestos a base de otorgar ventajas económicas a los partidos que las necesiten. Pero ahí queda todo. A Mariano Rajoy no le dio la real gana de reformar la ley electoral para que el establecimiento de una segunda vuelta, como en Francia, garantizara la gobernabilidad. Ahora se ha escindido el mapa político español y se camina ya por un territorio de inestabilidad e indisciplina. El “ande yo caliente y ríase la gente” del entorno de Rajoy podrá satisfacer el vehemente deseo de sus colaboradores de permanecer en sus poltronas pero apenas soluciona nada.

Anunció, en fin, Mariano Rajoy que precisa agotar la legislatura. Y debería responder a esta pregunta: ¿Cómo lo va a hacer? ¿Bajándose los pantalones para ludibrio de su dignidad personal y la solvencia del Partido Popular?