www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Leonardo Padura: Siempre la memoria, mejor que el olvido

domingo 20 de noviembre de 2016, 16:27h
Leonardo Padura: Siempre la memoria, mejor que el olvido

Verbum. Madrid, 2016. 316 páginas. 20 €.

Por Joaquín Escobar

Siempre la memoria, mejor que el olvido es un libro de Leonardo Padura que reúne sus mejores entrevistas, crónicas y reportajes. Ordenadas en dos grandes secciones que clasifican sus escritos, el libro funciona como una compilación de su faceta menos conocida: su labor periodística.

Narradas con ingenio las crónicas de Padura no responden netamente a un patrón periodístico. Cada párrafo está pensado literariamente pues no hay un proceso pragmático que remite solamente a una entrega de información. Por el contrario, hay páginas por las cuales atravesamos creyendo que estamos en una ficción con matices de realidad. Parte de esta lógica es la entrevista “Juan Luis Guerra: con y sin sombrero”. Padura desde La Habana le escribe cartas al cantante dominicano pidiéndole que le conceda una entrevista. Le confiesa su admiración y le adjunta cuestionarios que nunca le responde. Las misivas sin respuestas nos retrotraen a la novela El espíritu de la ciencia ficción de Roberto Bolaño. Allí, Jan Schrella les escribe cartas delirantes a sus escritores favoritos de ciencia ficción, y al igual que Padura no recibe respuestas.

La suerte del cubano cambia en 1997; la suerte del personaje de Bolaño no cambia nunca. Un viaje a República Dominicana le permite asistir a la casa de Juan Luis Guerra y poder realizar su anhelada entrevista. Una conversación en donde predomina la música, pero también las problemáticas sociales: “Mi meta era que la música fuera para los pies y para la cabeza”. Melodías con contenido social que convierten al merengue y la bachata en un instrumento de concientización política y no en un ejercicio meramente artístico. Siguiendo en sintonía con la música, en las crónicas venideras observamos a Padura despotricando contra el reguetón. Apunta su crítica a la superficialidad y a la elementalidad de sus proclamas. Cuestión imposible de extirpar de las sociedades apocalípticas que habitamos, pues responde al pobre estado cultural por el cual atraviesa Occidente.

Otra entrevista que resulta interesante es la que Padura realiza a Günter Grass. El escritor defiende la hipótesis de que la literatura y la política siempre van a estar hermanadas. Que nada escapa a su tiempo social, por ende, los contextos determinarán (y han determinado) cualquier forma de narración. Grass también tiene tiempo para hablar de la Cuba socialista, postulando que la revolución cubana ha sobrevivido y sobrevivirá porque fue llevada a cabo por su mismo pueblo, es decir, su estructura se mantiene porque se forjó en sus raíces.

Atractivas resultan las crónicas donde Padura señala las influencias que han determinado su literatura. Además de confesarse un lector obseso de la narrativa de Paul Auster, también despliega agradecimientos a las novelas policiacas escritas por su amigo Manuel Vázquez Montalbán. Las aventuras de su detective Pepe Carvalho -y las clásicas novelas de crimen de Raymond Chandler- nutrieron sus propias creaciones, y sobre todo la personalidad de Mario Conde, el ya mítico detective que resuelve sus pesquisas caminando por las calles de La Habana.

Leonardo Padura es un cubano que desde su lugar de origen critica la Revolución. No lo hace desde el simplismo de la sociedad neoliberal. Por el contrario, inmerso en el núcleo del socialismo mismo es desde donde opina. Y a pesar de que sus críticas al Gobierno cubano son caricaturas simplistas carentes de argumentos sólidos, es sumamente valorable que lo haga desde su lugar de enunciación. En forma constante y redundante, retorna a los conceptos de sueños y futuro, nociones manoseadas más propias de libros de autoayuda que de textos que funcionan como crítica política, por ende, es necesario realizar pactos de ficción cuando Padura se explaya sobre la realidad cubana.

Un libro irregular, que en algunos momentos aburre y en otros divierte, y que nos viene a (re) confirmar que la prosa del cubano es ampliamente superior a sus trabajos de no ficción.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios