www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

El hijo escribe sobre el padre

jueves 01 de diciembre de 2016, 20:12h

El abrazo entre Susana Díaz e Iceta fue el hecho noticiable. El titular ocultó la singularidad del acto. Se presentaba un libro rompedor, original, eléctrico. Su autor, un chaval de 22 años, estudiante de Periodismo. La historia que describe es la de su padre a partir del día en el que pierde las elecciones, y cuyo epílogo es, cuando, tras cuatro años de ostracismo en la oposición, las vuelve a ganar.

El libro se llama “El desafío del cambio” y lo escribe Guillermo Fernández Martínez, hijo del Presidente de la Junta de Extremadura. Tras la retirada al olimpo de los ex de Rodríguez Ibarra, el candidato Fernández Vara obtiene un sonoro triunfo en las elecciones autonómicas de 2007, con más votos y escaños para su partido que su antecesor. Por vez primera en la historia electoral de Extremadura, en 2011 el PSOE es derrotado (por cierto, la única Comunidad Autónoma española en la que no ha habido alternancia en casi cuarenta años es Andalucía) y el PP de Monago se hace con la Presidencia de la Junta en 2011, pocos meses antes, por cierto, de que Rajoy ganara las elecciones generales frente a un PSOE al que Zapatero había dejado muy tocado.

Comienzan los cuatro años en los que conoce Fernández Vara el que Andreotti definió como el desgaste auténtico, el de la oposición. Deja de sonar el teléfono, se reduce a la mínima expresión la presencia mediática, deja de influir y pierde todas las votaciones. Para muchos la mejor salida es la patada hacia arriba, abandonar la trinchera y volver a pisar alfombras en Madrid o Bruselas. Fernández Vara se quedó en su tierra y aquí es donde su hijo, listo y con un impresionante desparpajo y naturalidad, comienza su relato, el de un padre perdedor, que sufre, que duda y también que vuelve a disponer de más tiempo para la familia y los íntimos.

El hijo, desde luego, no ha elegido la profesión del padre, la de político. Y es una profesión (sí, lo es) que condiciona la vida de todo su entorno. La marca hasta el punto de que, dado el nivel de descrédito al que está sometida, resulta aconsejable ocultar apellidos o cambiar el orden de los mismos. Es duro ser hijo de o pariente de… Ciertamente la política, y los políticos han generado, por sí mismos, algunas de las causas de su desprestigio. Habrá que pensar en recompensar (o regenerar, el verbo de moda como, por cierto, en 1898). La política, decía Labordeta, es una madrastra sin entrañas. Lo fue para este médico forense que, como dice su hijo, deja de buscar explicación a la muerte para intentar ayudar a los que viven. Fernández Vara soportó la soledad del perdedor. Cerró muchas noches la sede de su partido o la de la Asamblea de Extremadura en la que era diputado. Y volvió a ganar en el 2015. Fernández Vara es católico y demostró la fuerza de su fe.

Más allá de la época del turnismo de Cánovas-Sagasta no he logrado encontrar ningún otro ejemplo histórico que el del grandísimo y admirado Winston Churchill. Primer ministro en mayo de 1940, perdió las elecciones tras la segunda guerra mundial en julio de 1945 pero persistió y volvió a ganar en octubre de 1951.

No es mala la comparación, ¿verdad Guillermo?

Enrique Arnaldo

Catedrático y Abogado

ENRIQUE ARNALDO es Catedrático de Derecho Constitucional y Abogado. Ha sido Vocal del Consejo General del Poder Judicial

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+

1 comentarios