www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CACHETE DEL GOBIERNO FRANCÉS A PUIGDEMONT

jueves 08 de diciembre de 2016, 12:53h
El ministro galo de Exteriores, Jean-Marc Ayrault propinó un sonoro cachete al presidente...

El ministro galo de Exteriores, Jean-Marc Ayrault propinó un sonoro cachete al presidente de la Generalidad, Carlos Puigdemont, al rechazar en la declaración soberanista del Parlamento de Cataluña, la reivindicación implícita de territorios franceses en los que se habla catalán como el Rosellón. Claro que para el Gobierno del país vecino, el señor Puigdemont no existe. La queja por el atropello la dirigió el Ejecutivo galo a la Embajada española en París.

Además de ningunear al pobre Puigdemont, el Gobierno francés expresó con palabras certeras lo mismo que el resto de los Gobiernos europeos: “Francia prefiere una España unida en el respeto de su orden constitucional”. Esta frase no es un cachete sino una bofetada en pleno rostro del presidente Puigdemont.

Soraya Sáenz de Santamaría, en lugar de tanta carantoña, debería tomar nota de la seriedad del Gobierno francés en cuanto alguien se atreve a rozar la unidad de Francia. No se trata de hacer un apaño. La unidad de España es innegociable. El derecho a decidir sobre Cataluña lo tienen los catalanes y además el resto de los españoles, libres e iguales ante la ley. Por fortuna, la Constitución de 1978 es inequívoca en este aspecto entre otras razones porque no es la Carta Magna la que establece la unidad de España sino que hay Carta Magna porque desde hace más de cinco siglos existe la unidad de España.