www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL DUELO IGLESIAS-ERREJÓN

martes 13 de diciembre de 2016, 12:31h
En los aledaños de una clásica purga comunista, Íñigo Errejón se las mantiene...
En los aledaños de una clásica purga comunista, Íñigo Errejón se las mantiene tiesas frente a un Pablo Iglesias dispuesto a no ceder. Quiere el líder que en el Congreso del partido haya una sola votación que le encumbre a él y a su proyecto político. Según parece, Errejón prefiere dos votaciones: una que reafirme a Pablo Iglesias en el liderazgo y otra que lo limite en el programa respaldando las tesis errojoncistas.

En el deseo, sobre todo por parte del PSOE, de que se produzcan desavenencias internas en Podemos, los medios de comunicación afines a los socialistas se despachan todos los días agrandando los encontronazos de ambos líderes. El aliento de Podemos calienta el cogote del PSOE y la gestora tiene conciencia clara de que, gracias a su acuerdo con el PP y la investidura de Rajoy, los podemitas no han sorpassado a los socialistas. Ahora el PSOE necesita tiempo para recuperar el terreno perdido mientras se dedica a atizar los desencuentros internos entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias.

- No estoy seguro -me telefonea un dirigente singular del PP- de que todo no sea un paripé. Pablo Iglesias vive pendiente de la televisión. Ha elegido las fechas en febrero de su Congreso coincidentes con las del PP como Antena 3 contraprograma para oscurecer a Telecinco.

- ¿Tú crees? -le pregunto.

- Aun más. No me extrañaría que la actual polémica no tenga otro destino que ocupar espacio en los medios de comunicación de los que, tras el acuerdo de investidura, habían prácticamente desaparecido. Tal vez el choque de Iglesias con Errejón no sea otra cosa que la prolongación del bebé de Bescansa en el hemiciclo, el plante ante el minuto de silencio por Barberá o la estúpida ausencia de los dirigentes podemitas de actos institucionales. El caso es llamar la atención. A toda costa.

Le digo a mi interlocutor que tal vez en esta ocasión no tenga razón y que la polémica puede ser real pero se disculpa y me cuelga el teléfono.