www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL TEATRO REAL ESTRENA 'EL HOLANDÉS ERRANTE' DE RICHARD WAGNER

Ópera, zarzuela y conciertos: arranca la Navidad más musical en Madrid

Ópera, zarzuela y conciertos: arranca la Navidad más musical en Madrid
Ampliar
sábado 17 de diciembre de 2016, 18:40h

La capital de España amplía su oferta este mes con recitales en iglesias y actuaciones de ballet. Por Alicia Huerta

La ópera de Wagner El holandés errante y La Traviata, de Giuseppe Verdi, convivirán en la capital estas navidades con zarzuelas tan nuestras como La Verbena de la Paloma, con recitales en iglesias y el clásico ballet El lago de los cisnes, en una amplia oferta para el público madrileño y el que viene a pasar estos días.

La navidad siempre ha sido sinónimo de música y no sólo por los villancicos o las campanillas del trineo de Papá Noel. Desde hace siglos, diciembre es el mes de más actividad entorno a la música clásica en sus diferentes manifestaciones y, como cada año, Madrid amplía su oferta dirigida a público de todos los gustos y bolsillos con programaciones o ciclos que comienzan a partir de este fin de semana y se extienden hasta los primeros días del próximo año. En el capítulo de ópera, este sábado, 17 de diciembre, el Teatro Real estrena la ópera wagneriana El holandés errante, de la que ofrecerá 10 funciones hasta el 3 de enero, con Pablo Heras-Casado al frente de la Orquesta Titular del Teatro Real y dirección escénica a cargo de Àlex Ollé, de La Fura dels Baus. Una producción – la tercera de esta ópera que el coliseo madrileño ha subido a escena desde su reapertura – que traslada el viaje a la deriva del famoso holandés desde las aguas frías del Mar del Norte al Golfo de Bengala, en el Índico, donde el buque es arrastrado al terrible puerto de Chittagong, en Bangladés: un inmenso cementerio de barcos mercantes que son desguazados por millares de personas que reptan por los navíos abandonados llenos de residuos tóxicos y trampas mortales.

Al “errante holandés” de Wagner, le hará compañía una ópera del repertorio más clásico y demandado por el público, La Traviata, de su “rival” Giuseppe Verdi, que se estrenó el pasado viernes 16 de diciembre y estará en el escenario del Teatro Reina Victoria hasta el día 25 de este mismo mes de la mano de la Compañía Lírica y Orquesta Martín i Soler con dirección musical de Salvador Requena y escénica de Carmen Dólera. La traducción al español de la palabra Traviatta, es Extraviada, y es precisamente en ese extravío donde se encuentra la clave de este montaje. La mujer del siglo XXI comparte con Violetta, la protagonista, la lucha por salir de los convencionalismos sociales y encontrar un camino por donde transitar en libertad. Esta Traviatta va a contemplar los últimos días de su vida desde el único espacio en el que ya nada puede perturbar su ánima. Ella, presenciará como un espectador más, como su otro yo va precipitándose hacía el lugar de donde nadie escapa.

En este mismo emblemático teatro de la capital, el Reina Victoria, tendrá lugar el día 26 un Concierto de Año Nuevo, dirigido por Salvador Requena, ocasión para escuchar la música de siempre, es decir, algunos de los más famosos Valses y Polkas de la familia Strauss como Voces de Primavera, Trisch-Trasch Polka y Truenos y Relámpagos, así como algunos de los preludios más populares y castizos de nuestra zarzuela, con el indispensable broche final de El Danubio azul y la Marcha Radetzky.

La zarzuela es la otra gran protagonista de la oferta musical de estos últimos días de 2016. El próximo domingo 18 de diciembre, el Teatro de la Luz Philips Gran Vía se pone chulapo con Aires de Zarzuela, un espectáculo dirigido por Luis Olmos y Celsa Tamayo que propone un recorrido por algunos de los mejores momentos musicales de este gran género lírico español. Romanzas, dúos y danza, para evocar los aromas de aquellos amores que compositores como Vives, Moreno Torroba, Chueca, Sorozábal, Chapí o Bretón hicieron inmortales. Una obra que, en todo caso, nace con un espíritu renovador para ensalzar desde una perspectiva actual el género. Por su parte, el Teatro Victoria de la céntrica calle del Pez ha programado un verdadero clásico zarzuelero, La verbena de la Paloma, ambientado en el Madrid más sainetesco por donde desfilan todos aquellos personajes de la época: barquilleros, aguadoras, niños de papá, manolos, chulapos y chulapas. La compañía Ditirambak, bajo la dirección de Oscar Cabañas, es la responsable de esta nueva versión de la obra maestra del género chico, original de Tomás Bretón y Ricardo de la Vega, que pretende encontrar el punto medio entre su idea de renovación y el respeto que el género merece.

Tampoco podía faltar por Navidad las actuaciones corales. El ciclo Grandes Coros del Mundo ofrece el 28 de diciembre en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Madrid una de las grandes obras corales de la historia: la Novena Sinfonía de Beethoven interpretada por la Orquesta Clásica Santa Cecilia. También en el Auditorio, el Abono Grandes Clásicos permitirá desde el 17 de diciembre hasta el 31 de mayo disfrutar en su Sala Sinfónica, y de la mano de la Orquesta Clásica Santa Cecilia - entre las mejores de Europa en su género integrada por profesores de dilatada experiencia – de un repertorio no siempre atendido por formaciones sinfónicas.

El Teatro Nuevo Apolo apuesta el día 22 de diciembre por revivir en Madrid uno de aquellos inolvidables Conciertos de Los Tres Tenores que tanto acercaron la ópera al público en general con arias clásicas como 'Recondita armonía', 'E Lucevan le stelle', 'Nessun Dorma' y la célebre 'O sole mio'. Tres inolvidables voces, Pavarotti, Domingo y Carreras, que el teatro de la Plaza de Tirso de Molina ha querido recuperar en las voces de otros tres grandes, Daniel Damyanov, Mihail Mihaylov y Boris Taskov, los encargados de dar vida con su particular calidad artística a este espectacular concierto, acompañados por la gran orquesta sinfónica con más de 60 músicos.

También en el Nuevo Apolo, con dos únicas funciones los días 19 y 21 de diciembre, el público podrá reencontrarse de nuevo con otro gran clásico, esta vez de la danza. El Royal Russian Ballet subirá al escenario la delicadeza de El Lago de los cisnes, con el virtuoso doble papel de Odette, a la vez Odile, la fuerza de la música de Tchaikovsky, y uno de los más grandes pas de deux del repertorio del ballet. Con más de 40 bailarines en escena, esta producción del Royal Russian Ballet, captura toda la belleza y el drama del auténtico ballet romántico, un clásico atemporal que apela a cualquier generación.

Por último, Transbaroque 2016, desde el 15 al 20 de diciembre en diversas iglesias de Madrid, entrada gratuita, con aportación voluntaria, propone obras familiares que retoman la tradición del repertorio popular de villancicos franceses con unas melodías que utilizan indistintamente el latín y el francés, por el enorme interés hacia la tradición popular. Para ello, Transbaroque “viajará” de nuevo a la Francia de finales del siglo XVII, principios del XVIII, y entrará en las mansiones de la nobleza y propone una Navidad más íntima y recogida, "junto a la chimenea", un momento donde se compartía la Navidad comiendo, bebiendo vino y cantando. Las obras de Michel Corrette están entrelazadas con un Magnificat de François Couperin y un Navitate Domini de Marc-Antoine Charpentier. La anunciación del arcángel a la Virgen y su respuesta, en la obra de Couperin y la anunciación a los pastores en la que el arcángel Gabriel anuncia el nacimiento del niño Jesús para que vayan a Belém a adorarlo, en la obra de Charpentier, reflejan una alegría y una ligereza muy propias del siglo XVIII. Corrette podría ser una alegoría viva de este siglo. Las citas para este año son las siguientes: viernes 16 en la Basílica de Nuestra Señora de Atocha; lunes 19, en la Iglesia Anglicana St George’s de la calle Núñez de Balboa, y martes 20 en la Parroquia de San León Magno (Concejal Benito Martín Lozano, 7).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios