www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Elif Shafak: Las tres pasiones

domingo 18 de diciembre de 2016, 17:09h
Elif Shafak: Las tres pasiones

Traducción de Aurora Echevarría Pérez. Lumen. Barcelona, 2016. 448 páginas. 21,90 €. Libro electrónico: 9,99 €.

Por Esperanza Castro

Las tres pasiones podría ser un libro más sobre el conflicto Oriente/Occidente, o sobre el choque de religiones o, incluso, sobre el papel de la mujer dentro de la sociedad de mayoría musulmana. Podría ser un libro más sobre identidad, diversidad, integración, cohesión, convivencia; pero también sobre fanatismo y el terror que en ocasiones lo acompaña. Podría ser uno sobre cada uno... y sin embargo lo es sobre todos.

El punto de vista de Elif Shakaf es privilegiado. Nacida en Estrasburgo (1971) en el seno de una familia turca, fue criada a caballo entre Estambul y diferentes urbes europeas. Esto le permitió mamar la cultura tradicional y religiosa (encarnada en su abuela materna) y la occidental y secular (directamente de su madre) a partes iguales.

Las tres pasiones nos habla de Peri, una niña que crece en la caótica y viva Estambul en una familia que parece reflejar la propia ciudad: un padre profundamente secular y fiel a la Turquía de Atatürk, y una madre supersticiosa y con hondas raíces islámicas.

Pero la dicotomía en la vida de la muchacha irá aún más allá cuando su padre, obsesionado porque su hija reciba una educación occidentalizada, la envía a estudiar a la universidad de Oxford. Allí se verá de nuevo en medio de un puente: a un lado Sharin, su compañera del college iraní y atea, y al otro Mona, la egipcio-americana musulmana practicante. Shakaf utiliza sabiamente los tres personajes para simbolizar la diversidad de una comunidad que se debate entre lo moderno (Sharin), lo tradicional (Mona) y lo que intenta aunar los dos extremos (Peri).

Y, sin embargo, el elemento que las relaciona, para bien o para mal, será Azur, el profesor discutido y transgresor que maneja su aula y a sus alumnos como si de un laboratorio humanístico se tratase.

Elif Shakaf no se deja nada en el tintero y pone sobre la mesa temas conflictivos, tanto de la sociedad turca y su papel dentro de su entorno, como de la europea que convive hoy entre culturas. Es tan certera que el lector puede tener la impresión de que, al igual que el profesor Azur, la autora juega a plantearle situaciones incómodas para examinar su reacción. Leyéndola podemos imaginar la polémica que ha causado y sigue causando dentro de su país (no hay que olvidar que estuvo inculpada por las opiniones de algunos de sus personajes de El padre y el bastardo), donde es rechazada por los sectores más recalcitrantes (aunque también hay que añadir que, por suerte, es ampliamente leída en el cómputo global).

Cada capítulo es un relato en sí mismo, funcionaría de forma magistral si se desgajase del cuerpo de la novela. Su prosa es vibrante y está salpicada de aromas, sabores, sonidos, colores… que transportan con idéntica maestría hasta la estruendosa plaza Taksim, o a una lúgubre y húmeda noche en Oxford.

Las tres pasiones invita a leer, a viajar, a indagar más dentro de nosotros, a preguntarnos como individuos, tanto en Turquía como fuera de ella, a qué altura del puente nos encontramos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios