www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Las voces del bosque

lunes 19 de diciembre de 2016, 20:10h

Las sacudidas electorales en el año que acaba han puesto la democracia liberal a la defensiva. Los prescriptores miran con desasosiego hacia el bosque del que salen las voces del malestar. En la alegoría de M. Night Shyamalan, el bosque representa la morada del otro. Es frontera y margen. En la crisis de la democracia representativa, el bosque ocupa el centro de la ciudad. El referéndum sobre la Unión Europea en el Reino Unido, la elección de Donald Trump en los Estados Unidos, las consultas de Colombia, sobre el acuerdo de paz, e Italia, sobre la reforma constitucional, han instalado a la tribus del bosque en la polis. Ultras, populistas, radicales no gimen en los márgenes. Rugen en el foro.

Una mutación de la democracia en tecnocracia hace del bosque además un lugar de confinamiento. Allí acaban los repelidos por los códigos de la eficiencia y el victimismo. Ser un experto o tener una identidad agraviada –étnica, religiosa, sexual, de género– priman como fuentes de legitimidad. Dan acceso inmediato a las coaliciones dominantes. Razón y trauma, descripción y exorcismo, la democracia se ha vuelto el gobierno de los tecnócratas y los neuróticos. Es más: ha conseguido hacer del dato una forma de neurosis, y del victimismo, una técnica del poder. Lugar de vida civilizada en los extremos –realismo y demonios; hechos y fantasmas–, la democracia de los expertos y las identidades se ha olvidado de qué hacer con el común de los mortales. El no iniciado, el no afiliado, el sujeto en soledad, forman la nueva barbarie del bosque en el que ningún demócrata quiere entrar. No saber–no pertenecer: taras de los comunes, síntomas del infectado.

El voto del Brexit, el “no” en Italia y Colombia, la elección de Trump, enseñan que el bosque no crece a las afueras de la ciudad. Por el contrario, es la confortable polis liberal la que está plantada en medio del bosque. Al desafiar a los expertos, al cuestionar la legitimidad de las minorías identitarias para ordenar la sociedad en nombre de todos, los expulsados han constituido en una nueva identidad en sí misma. Exaltan la voluntad del pueblo y, al mismo tiempo, son los mayores críticos de la democracia. Apelan a las instituciones y las niegan. Celebran la tradición y la erosionan con un discurso revolucionario. Su lugar está en permanente tensión con la zona de confort de la democracia. Su lugar es el bosque.

Son los nuevos pachucos, las tribus de jóvenes de ascendencia mexicana en las ciudades de California, de las que habla Octavio Paz en El laberinto de la soledad: “...incapaces de asimilar una civilización que, por lo demás, los rechaza, los pachucos no han encontrado más respuesta a la hostilidad ambiente que esta exasperada afirmación de su personalidad”. Su rebelión no es la del hombre-masa descrito por Ortega. Aquella era una fuerza de destrucción dirigida conscientemente contra la democracia liberal. Por el contrario, esta rebelión de los comunes responde a un instinto de conservación. Su malestar nace de la imposibilidad de afirmarse. La ruptura del orden democrático no está, en principio, en el programa de las criaturas del bosque.

Aun así, la tensión con la democracia se da en ambos lados de la frontera entre el bosque y la ciudad. De aquel lado, una afirmación anti-elitista que puede acabar produciendo mutaciones reaccionarias. El nacionalismo, la nostalgia por el orden de los Estados-nación del siglo XIX, ciertos discursos xenófobos, el resurgir del antisemitismo, o el reconocimiento de la Rusia de Vladimir Putin como un éxito del épica tribal son algunos zarpazos de esa vis monstruosa. El confinamiento puede ayudar a que esa cepa anti-democrática se desarrolle. A este lado, la tentación autoritaria también flirtea con la coalición dominante. Políticos, expertos, periodistas y grupos identitarios tienden a acentuar su desconfianza de las mayorías.

El debate sobre la influencia de las fake news –“noticias falsas”– que ha ocupado a la industria de los medios desde el triunfo electoral de Trump es solo un ejemplo de esta tensión entre tecnocracia y libertad. Un estado de “post-verdad” en las sociedades democráticas explicaría el ascenso de los “populismos”. El declive de una cultura del conocimiento habría dado paso a otra del prejuicio. Esta degradación cultural estaría detrás de todo lo que está pasando: desde el referéndum del Brexit a las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, pasando por el rechazo al acuerdo de paz en Colombia y a la reforma constitucional en Italia, o el crecimiento de nuevos partidos que niegan el statu quo y se sitúan al margen de las coaliciones de poder y de sus consensos.

Como puede apreciarse, ni siquiera las profesiones dirigentes escapan a su propia burbuja de análisis, y tampoco son inmunes a la postración del mundo factual. Necesitan sus propias metáforas. El bosque y sus voces torturadas son el mito del “otro” en esta democracia a la defensiva.

El bosque, con sus deplorables, sus bulos en internet y sus cámaras de eco. El bosque, linde de la democracia. Su afuera aquí.

Una buena metáfora a mano siempre es mejor que reconocer la falta de autoridad de los prescriptores y el fracaso de sus políticas de la identidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Las voces del bosque

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    4534 | Norma Isabel Barúa - 20/12/2016 @ 20:50:25 (GMT+1)
    En realidad el comentario que sigue es mucho más acertado que el artículo en sí. En el siglo XXI ya no se puede hablar de la dicotomía civilización y barbarie (en este caso bosque y polis) que se acuñó en el siglo XIX y que inauguró el siglo XX. Los que se rebelan no son habitantes marginales sino de las polis, sujetos capaces de discernir y tomar decisiones, pero a los que se les ha mentido, manipulado, vejado en sus derechos y amordazado. Las comunicaciones instantáneas han permitido abrir canales insospechados que están diseñando nuevas formas de interacción global al margen de las grandes corporaciones y de la media; eso asusta a las clases dirigentes y por eso es que se está intentando la censura. El río ya se desbordó, el "huayco" ruge cuesta abajo.
    4533 | antonio ramos - 20/12/2016 @ 18:05:22 (GMT+1)
    Excelente artículo, aunque a mi parecer desenfocado en las apreciaciones precisamente factuales. El bosque es una interesante metáfora, pero sugiere que la antinomia, la respuesta de los ciudadanos (que no son pachucos), está regida por una mentalidad radical o ultra, aparareada a la tecnocracia y que es algo nuevo opuesto a la democracia liberal (Dígase social-democracia europea tradicional y liberalismo norteamericano). Para quien lea e artículo puede deducir que ha surgido un monstruo, en lugar de una opción que trascienda la imagen del bosque y ya existía dese fines de los 80. En realidad más que un retorno al nacionalismo, es una respuesta cultural de masas contra los errores de un filosocialismo dominante basado exactamente en el populismo y el autoritarismo, como lo han sido los gobiernos de élites de las últimas décadas, incluyendo a Obama. España es un caso pésimo y A.Latina es un anacronismo. Más que metáforas y teorías, están los hechos cotidianos y el status quo del tradicionalismo , el sofisma y los malos gobiernos. La cultura de izquierda institucionalizada ha querido romper los equilibrios, meternos la fuerza en lo políticamente correcto y es un desastre socioeconómico. La gente se da cuenta y reacciona, no es la rebelión de las masas, es la "conciencia reactiva de las masas", ya no somos unidimensionales, y nadie está en el bosque, ni los pachucos. La gente se harta. Veo las cosas, como siempre ha sido, como una nueva conciencia que se configura a partir de la nueva realidad del siglo 21 marcada por una barbarie sofisticada de la cúspide la de pirámide, una reacción a la falacia, el democratismo inoperante, el globalismo embudo de las élites, el pensamiento único, la prensa manipulativa, el modo de vida, la burocracia, el scenso al poder en EE.UU. de una cultura de diletantes autoritarios y falsamente democráticos. Tres generaciones engañadas y manipuladas sin consideración, los jóvenes con cerebros lavados, baja en el bienestar. La reacción no es de derecha contra izquierda, y la crisis es consecuencia de los males de la izquierda y por la hegemonía gramsciana. La reacción es de la gente que está harta de la demagogia y del monopolio elitista y de los modelos ineficaces de los discursos, del multiculturalismo cuando se vuelve depredador, etc. Es algo que ya venía desde antes de Trump,
    y con Trump adquiere una dimensión práctica. Nada hay de populismo es un proyecto que ofrece alternativas que incluye a todos y nada más lejos del autoritarismo. Nada de eso, lo que pasa es que la percepción europea, innatamente antiamericana, no puede ver que E.U, tiene su propio mensaje. El Brexit y lo demás es solo reflejos de una conciencia generacional, el primer paso al cercano futuro de la democracia liberada de los prejuicios ideológicos antiguos. Mi experiencia es que no podemos seguir montados en el mismo tren, va lento y va mal. Ese tren viejo tal vez termine más
    allá del bosque, en las tundras globales. La democracia no está a la defensiva, nunca antes estuvo tan a la ofensiva, la gente precisamente lo que quiere es una verdadera democracia con una asequible libertad que no sea solo material. Ah, el antisemitismo no ha resurgido, siempre existe, más bien el problema es el antiislamamismo y su yihad. Lo nuevo no es monstruoso, sino todo lo contrario. Tal vez el futuro por el 2050 sea lo realmente mosntruoso. Hoy en día la Media sí se porta monostruosamente, pero la gente no es tonta, los borregos se han educado. Saludos de un colega

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.