www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Fernando de Haro: En tierras de Boko Haram

domingo 25 de diciembre de 2016, 18:47h
Fernando de Haro: En tierras de Boko Haram

Prólogo de José Jiménez Lozano. Confluencias. Almeria, 2016. 267 páginas.18 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

Fernando de Haro nos acerca uno de “esos temas” que aparecen y desaparecen de la agenda de los medios de comunicación: la situación de los cristianos, que no son una minoría precisamente, en Nigeria, donde afrontan una delicada coyuntura, al ser identificados como objetivo del grupo terrorista Boko Haram. El autor decide pisar terreno, lo que supone un acierto, pues ello le permite comprobar en primera persona la realidad política, económica y cultural del país africano.

Para trasladarnos sus experiencias, opta por una narración cronológica que inicia con los agonizantes preparativos a los que debió enfrentarse en Madrid. Asimismo, el lector se da cuenta desde la primera página que Fernando de Haro ha realizado una ingente labor de documentación previa, sumergiéndose en su objeto de estudio. Al respecto, sobresalen las frecuentes alusiones a obras y artículos que han abordado con anterioridad la materia que él investigará, así como referencias a la etapa de dominio británico sobre Nigeria.

El resultado es excelente, mostrando una capacidad sobresaliente para combinar hechos puntuales de la Nigeria que observa con sus propios ojos, con aquellas vivencias personales que le acontecen en el país africano. Además, el autor es periodista y ejerce como tal, lo que se observa en la abundante cantidad de personas que entrevista, siempre con una pregunta eje: ¿qué es Boko Haram?

En la respuesta, podemos ver la evolución de ese grupo terrorista, los atentados cometidos y su trayectoria liberticida. Junto a ello, De Haro nos acerca a la vida en los campos de refugiados así como a testimonios de personas que han perdido a sus familias como consecuencia de la persecución llevada a cabo por Boko Haram.

Otro aspecto que realza el valor de la obra es que el autor llega a Nigeria justo cuando ésta estrena presidente en la persona de Buhari (que ha tenido el apoyo de la prensa internacional, puntualiza De Haro). Buhari derrotó en las urnas a su antecesor, Jonathan Goodluck, el cual no fue capaz de afrontar satisfactoriamente la amenaza de Boko Haram, produciéndose durante su legislatura numerosos atentados cuyas víctimas fueron, en su mayoría, cristianos.

En íntima relación con la idea anterior, el autor recuerda que la historia reciente de Nigeria se ha caracterizado por la proliferación del golpismo (y las consiguientes matanzas de la oposición) imposibilitando la consolidación de la democracia. Este complejo panorama va acompañado de abundantes dosis de corrupción de las elites dirigentes. En las elecciones, el fraude nunca ha sido un actor de reparto.

Centrándonos en Boko Haram ¿A qué se debe su crecimiento y letalidad? La respuesta que le dan al autor sus interlocutores alude principalmente a una interpretación distorsionada del islam, fenómeno que se inicia en las escuelas, en las cuales se rechaza cualquier tipo de contagio con la educación occidental. En este sentido, el fundador de Boko Haram despreciaba el conocimiento científico, sosteniendo que “nosotros creemos que la lluvia es una creación de Dios y no el resultado de la evaporación y la condensación” (p. 93).

Sin embargo, a pesar de la persecución sufrida por los cristianos, éstos no han respondido abrazando el islam, es decir, no se han rendido. Un ejemplo de valentía y de entereza moral, pero también una invitación a la concordia en un país que se encuentra partido en dos y en el que las promesas electorales de Buhari relativas a la erradicación del terrorismo, como recuerda Fernando de Haro, están lejos de cumplirse.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios