www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Princesa Leia: un icono inolvidable

miércoles 28 de diciembre de 2016, 20:11h

Mientras en un cine de la ciudad de Washington DC disfrutaba de la última entrega de Star Wars, Rogue One, se rumoreaba en la sala que la actriz Carrie Fisher había perdido su vida tras no superar el infarto sufrido en un avión días atrás. Efectivamente, así era. Se nos ha ido con tan solo sesenta años de edad la actriz que protagonizara el entrañable y querido personaje de princesa Leia Organa, hija de Darth Vader y hermana de Luke Skywalker, general de la Resistencia, que seguro seguirá siendo un icono inmortal para todos los amantes de esta saga.

Siempre tendremos oportunidad de recordarla gracias a las cuatro películas que protagonizó con notable éxito: Una nueva esperanza (1977), El imperio contraataca (1980), El retorno del Jedi (1983) y El despertar de la fuerza (2015), aunque también aparece unos instantes en una imagen construida por ordenador en la última escena de Rogue One, película que por cierto ha despertado una viva polémica entre los seguidores y adversario de Trump por sus posibles connotaciones políticas.

Carrie Fisher consiguió el papel de Leia tras un duro casting en 1976 en el que estuvo presente no solo George Lucas sino el mismo Brian de Palma, quien aprovecharía la ocasión para conseguir fijar el reparto del film de terror Carrie.

Fischer llevaba en los genes su pasión por el cine. Había nacido en el seno de una familia bien posicionada en el ambiente de Hollywood. Nada menos que su madre era la actriz Debbie Reynolds y su padre el cantante Eddie Fisher.

En su último libro, en buena parte autobiográfico, The Princess Diarist, se podrán conocer los detalles de cómo fueron sus inicios como actriz, cuando solo contaba con 19 años, y cómo se desarrolló su relación con los actores del reparto de la primera película de la saga de Star Wars, estrenada en 1977, especialmente, la que mantuvo de forma apasionada con el cotizado actor Harrison Ford que interpreta en la saga al inolvidable capitán Han Solo.

A lo largo de su vida, Carrie Fisher sufrió algunas adicciones con el alcohol y las drogas, que reconocía sin complejos, consciente de que eran reflejo de una vida con fuertes altibajos emocionales, como consecuencia de una infancia atormentada por el divorcio de sus padres y las relaciones sentimentales que mantuvieron cada uno de ellos por separado. Posiblemente, su complicado matrimonio con el músico Paul Simon y su relación con el cómico Dan Aykroyd también fueron fuente de infelicidad e insatisfacción para ella.

Sin embargo, los espectadores siempre la recordaremos con ese brillo y esa imagen de pureza que desprendía el personaje de princesa Leia, aunque también participase en otras películas conocidas como Hannah y sus hermanas, dirigida por Woody Allen, Cuando Harry encontró a Sally, a cargo de Rob Reiner, o The Blues Brothers de John Landis.

Estoy convencida de que lo que más caló en el espectador es esa imagen de mujer inteligente, tierna, capaz, independiente, valiente y elegante que rompía de plano con la imagen que de la mujer se había venido construyendo, en el mundo dedicado a las princesas. Teníamos ante nuestros ojos a una princesa atípica puesto que, a pesar de su deslumbrante feminidad, no estaba a la sombra de ningún hombre sino que, en pie de igualdad con su hermano Luke Skywalker o su compañero Han Solo, luchaba como parte de la Alianza Rebelde que combatía contra el imperio.

No exagero al decir que el personaje de Leia rompería los moldes que de la mujer se habían defendido en el cine hasta entonces. Deslumbraba sin necesidad de ponerse ese bikini metálico, con el que aparece en la película El Retorno del Jedi (1983) mientras permanece prisionera de Jabba el Hutt, y del que tantas veces renegó por dar una imagen más sexista con la que no se identificaba.

Se nos ha ido una princesa que nunca necesitó la llegada de un príncipe que la rescatara para la supervivencia. Carrie Fisher, con ese inolvidable peinado inspirado en el look de las mujeres revolucionarias de Pancho Villa, siempre será nuestra princesa Leia. Por todo ello a nadie puede extrañar la masiva reacción de mensajes de condolencia y tristeza que se han venido propagando por las redes sociales, al tener conocimiento de la repentina muerte de esta heroína de ciencia ficción que ha marcado a toda una generación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios