www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿RAJOY, OCHO AÑOS MÁS?

sábado 31 de diciembre de 2016, 17:54h
Este artículo de Luis María Anson en el diario El Mundo, alcanzó infinidad de comentarios...

Este artículo de Luis María Anson en el diario El Mundo, alcanzó infinidad de comentarios en las redes sociales. Lo reproducimos a continuación

Se pasa la delicada mano por el pelo rubio, entorna los ojos y me dice, entre divertida y fastidiada:

- Estoy fastidiada, sí, pero con j. En el entorno de Moncloa se afirma que el pacto entre Mariano y Rivera sobre la limitación a ocho años en el mandato del presidente se va a respetar pero que empieza a contar a partir de la fecha de la firma. ¿Te das cuenta de lo que eso significa? Los que rodean a Mariano le están cubriendo de elogios y quieren que siga ocho años más para mantenerse ellos y ellas en sus puestos.

- No te alteres. Mariano se dejará querer porque la persona más inteligente si no se traga los elogios al menos los paladea. Pero la realidad terminará imponiéndose y son muchos los que dudan sobre la continuidad del Gobierno en precario que preside Rajoy. No será fácil que pase de los dos años.

- Te equivocas, querido Anson. No conoces a Mariano. Si ve posible prorrogar su mandato, vengándose de los que le han vejado durante el año en funciones, lo hará con entusiasmo.

- No sé, no sé. A mí me parece que Rajoy es hombre serio y en la situación actual solo prestará atención a los problemas que se le presenten. Por lo pronto, se enfrenta con el primer órdago: la aprobación de los presupuestos.

Mi interlocutora, mujer de probada sagacidad en el análisis, concluye con rotundidad:

- Desengáñate con Mariano. Sigue igual en todo. Y si no ahí tienes el mundo de la cultura. Lo trata con desdén permanente. A pesar de que se le ha planteado desde muy diversas instancias el restablecimiento del ministerio de Cultura, ni se ha molestado en considerarlo. Las manifestaciones culturales para él empiezan y terminan en el ciclismo.

- No me gustaría cargar las tintas, mi querida amiga. Rajoy ha nombrado un Gobierno discreto, con capacidad para negociar con Ciudadanos y el PNV. A mí me parece que ha acertado.

- Acertado… Pero ¿qué me dices? Se ha limitado a extender una capa de maquillaje sobre las arrugas y nadie sabe cómo va a gobernar frente a un Congreso hostil y un Albert Rivera que se volcará en las exigencias.

- Reconocerás que el marianismo y el sorayismo se han abrazado una vez más y con Nadal de mediador entre los dos alfiles económicos.

- Tú siempre buscando aspectos positivos a lo que no los tiene. En el partido hay consternación. Hacía falta una jugada audaz, un Gobierno de gente joven e independiente, la liquidación de Soraya y Dolores, el nombramiento de un vicepresidente económico, un partido, en fin, renovado con capacidad para disputar el futuro a la nueva izquierda que llama a la puerta. Se ha conseguido una prórroga pero solo va a ser la prórroga de la decadencia.

- Bueno, mi querida amiga. El tiempo dirá. La verdad es que hay aspectos negativos. Pero los positivos son más y no conviene caer en el derrotismo. Ciertamente, resultará muy difícil plantear lo que necesita España: una reforma constitucional que incorpore al sistema a las nuevas generaciones. Para aprobarla, los catalanes ejercerían el derecho a decidir pero junto al resto de los españoles.