www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Legislación medioambiental y derechos individuales

martes 03 de enero de 2017, 14:20h
La legislación sobre el medioambiente, incluidos los impuestos, no es un invento de nuestros días sino que vio la luz por primera vez en Inglaterra con la invasión de los normandos en el siglo XI. Entonces consistía fundamentalmente en la regulación de los llamados “royal forest”, cuya principal característica es que se aplicaba al margen del derecho común (common law).

Ahora se van a cumplir ya 800 años desde que se elaboró la “Carta de los Bosques” (CB) o Carta de Foresta, una declaración de derechos individuales para poner freno a aquella abusiva normativa medioambiental, considerada de forma unánime por los ingleses de la época como opresiva y un atentado a sus derechos.

Guillermo “El Conquistador” impuso unas reglas, cuya finalidad era la defensa de la naturaleza y en particular de los animales salvajes, es decir de la caza, a través de la creación de zonas territoriales reservadas llamadas “royal forest”. Pero, la realidad era, sencillamente, que sus leyes no dejaban vivir a los ciudadanos británicos, que en ese momento eran sus súbditos.

De esa manera, en Inglaterra se acabó estableciendo un sistema legal muy severo de delitos con las penas correspondientes, que llegó a tanto que la propia Carta Magna (CM) incluyó cinco artículos sobre los asuntos forestales, y dos años después, en 1217 se redactó específicamente una CB para oponerse y limitar semejante poder medioambiental del rey. Si la CM fue una carta para los ricos, la CB fue una carta para los pobres.

Para valorar más adecuadamente este antecedente de la legislación medioambiental moderna, que en la práctica no era sino una restricción de los derechos individuales, conviene aclarar el propio termino “forest”. En inglés bosque se dice “woodland” y “forest” aunque llegó a significar bosque también, no es una palabra inglesa sino que viene del latín “foresta”, que también llegó a significar bosque, pero que originalmente viene de “foris”, que quiere decir sencillamente fuera, pero no fuera del bosque sino fuera de la ley.

Antes de llegar Guillermo I, en Inglaterra los reyes también cazaban, pero a ninguno se le había ocurrido poner zonas enteras de terreno fuera de ley. De ahí el profundo alcance que tenía la expresión “la ley de la tierra” (the law of the land) del artículo 39º de la CM, pues significaba el sometimiento del rey al derecho e impedía que pudiera dictar leyes fuera de lo común, que era precisamente lo que representaba esa “law of the forest”.

Pero los reyes normandos fueron distintos, y hacían la ley no para los ciudadanos sino para proteger conceptos como “venison”, que viene del latín venari y significa caza, y no ningún animal en particular, o "vert” (vegetación) que era lo que servía de sustento a los “venados”, es decir a los animales nobles de caza, normalmente ciervos y también jabalíes. Es decir, que los bosques se transformaron en vedados de caza para el disfrute del rey y, por invitación suya, de algunos nobles del reino.

Ahora bien, estaríamos equivocados en pensar que, entonces, un bosque era un bosque, o sea un sitio con árboles, más grande o más pequeño. No señor, la realidad legal era más compleja y un “royal forest” incluía pueblos enteros con sus habitantes, tierras, casas, pastos y animales domésticos; todo se veía, así de repente, fuera de la ley de la tierra y bajo la tiranía de la legislación real. En su momento de máximo esplendor, a finales del S. XII, dos tercios del sur de Inglaterra fueron “royal forest”.



La CB de 1217 fue la principal y casi única norma legal que proporcionó un mínimo de protección a los “hombres libres” en Inglaterra, reformó la legislación forestal de Guillermo y estableció derechos individuales en un momento en el que los bosques eran la principal fuente de energía para que la gente normal pudiera cocinar o calentarse, sacar adelante sus negocios de fabricación de carbón, mantener el pastoreo o que sus cerdos pudieran comer.



Por ejemplo, el artículo 10º de la CB eliminó la pena de muerte por capturar “venison”, aunque a los infractores todavía se les imponían severas multas o penas de prisión, y el articulo 12º decía que “ A partir de ahora todo hombre libre podrá dentro de su propiedad en el bosque, sin ser perseguido por ello, hacer un molino, una reserva, un estanque, una cantera, un pozo o un terreno cultivable, a condición que no perjudique a ningún vecino.”



Algunos de sus artículos se siguieron aplicando hasta 1971, lo que significa que la CB ha sido la ley que ha estado en vigor durante más tiempo en Inglaterra.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.