www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

La recta final de Obama

miércoles 04 de enero de 2017, 20:01h
Barack Obama ha iniciado su recta final como presidente de Estados Unidos, a sabiendas de que Donald Trump cambiará radicalmente el giro de la política nacional e internacional con la excusa de “hacer una América grande otra vez”. Tan solo le quedan a Obama algo menos de tres semanas para terminar su carrera como presidente y en este periodo deberá asegurarse de que su legado permanece.

Obama se ha apresurado a aprobar unilateralmente, en los últimos días, algunas medidas, como la prohibición de prospecciones petroleras y de gas en aguas del Ártico y algunas zonas del Atlántico, en conformidad con su prioritaria tarea de luchar contra el cambio climático. Seguramente, Obama conmute algunas condenas y conceda indultos antes de dejar la presidencia por no haber conseguido una eficaz reforma de la justicia penal y, por ende, no estar conforme con los castigos impuestos a algunos presos, a juicio del presidente, desproporcionadamente duros por delitos relacionados con drogas. No se espera en cambio que otorgue la indulgencia presidencial a sujetos de gran relevancia mediática como Edward Snowden y Rod Blagojevich. Por otra parte, se siente impotente ante la firme sospecha de que sus polémicas medidas de reforma del sistema de salud sean ipso facto derogadas con la entrada de Trump como presidente.


Incluso durante sus vacaciones en Oahu, Obama no ha dudado en dejar claro cuál es su posición en el ámbito de la política exterior, que lo sitúan como un firme antagonista de Donald Trump, al haber permitido que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una resolución opuesta a los asentamientos israelíes e impusiera sanciones a Rusia por haberse hackeados correos y sistemas informáticos estadounidenses.


Estoy segura de que el último discurso que pronuncie Obama será decisivo para que sea recordado en el futuro como un buen presidente y no solo, que no es poco, como el primer presidente negro que tuvo Estados Unidos desde 2009 hasta 2017. Se espera que el próximo 10 de enero pronuncie su discurso de despedida antes de pasarle el testigo de la presidencia al republicano Donald Trump, como ya lo hiciera anteriormente George W. Bush en 2009.


Obama se acoge así a una consolidada tradición que inauguró en 1796 el primer presidente, George Washington, antes de abandonar su cargo. ”Estoy pensando en esto como una oportunidad para decir gracias por este increíble viaje, para celebrar las formas en las que habéis cambiado este país para mejor en estos últimos ocho años, y para ofrecer algunas ideas sobre adónde vamos todos desde aquí”, precisaba Obama en un correo electrónico. Cody Keenan, quien se ha venido habitualmente ocupando de los discursos de Obama, le ayudará a elaborar este último mensaje dirigido a todo el pueblo estadounidense.

Obama ha elegido como lugar de despedida McCormick Place, un gran Centro de Convenciones en

Chicago, la ciudad en la que tenía fijada su residencia antes de llegar a la Casa Blanca, y que le marcó más en su vida por haber trabajado de abogado en una consejería jurídica por los Derechos Civiles y como profesor de Derecho Constitucional en la universidad, por haber conocido allí a su mujer también de formación jurídica, Michelle Robinson, y por haber concebido a sus dos hijas, Malia y Sasha, y, por si no fuera poco, por haberse iniciado también allí en la política. De hecho, su carrera política tuvo su origen en 1997 con su elección como senador estatal de Illinois por el Partido Demócrata, en representación del distrito de Hyde Park de Chicago. En 2004, tras ganar relevancia en la Convención Demócrata con un discurso en el que se manifestaba a favor de la reconciliación racial, Obama aterrizó en la política nacional y obtuvo su ingreso en el Senado, lo que le permitiría apostar con fuerza por la presidencia estadounidense, que finalmente lograría. Esperemos que los principales logros del mandatario no queden sepultados por el republicano Donald Trump cuando éste inaugure la presidencia y que el criterio amigo-enemigo no se consolide como condición sine qua non del ámbito político.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+

0 comentarios