www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO, COLÓCANOS A TODOS

jueves 05 de enero de 2017, 13:10h
“Ciudadanos y Podemos, bonitos motes. Nuevos grupos que intentan chupar del bote”...
“Ciudadanos y Podemos, bonitos motes. Nuevos grupos que intentan chupar del bote”. La sabiduría popular anticipó hace dos años en esta pancarta sevillana lo que iba a ocurrir si los nuevos partidos emergentes ocupaban puestos de poder

En el caso de Podemos, la realidad ha superado todas las previsiones. Allí donde tienen parcelas de poder o influencia, los podemitas se han dedicado con enternecedora tenacidad a colocar a parientes, amiguetes y paniaguados. Directamente o a través de sus marcas, Podemos ha respondido con generosidad al grito generalizado: “Pablo, colócanos a todos”. De la limosna chavista, a cambio de propugnar el comunismo y atacar la Monarquía democrática, se ha pasado a la inacabable subvención pública desde las cuatro Administraciones: la central, la autonómica, la provincial y la municipal.

Raro es el día en que los periódicos impresos, hablados, audiovisuales o digitales no recogen alguna historieta relacionada con la pugna podemita por colocar a sus gentes. Capítulo aparte por desconocido merece la estrategia de instalar a los jueces de su ideología en los juzgados y las audiencias de toda España.

El último escándalo ha sido la bronca por los colocados a dedo en el Metro valenciano y otras empresas públicas, todas ellas deficitarias. Como ha escrito Miguel Blasco, el enchufe de cargos políticos de los partidos que sostienen la Comunidad Valenciana ha desatado una bronca monumental entre Ximo Puig y Mónica Oltra.

Podemos, en fin, ya está chupando del bote como vaticinó la pancarta sevillana. Se ha instalado en la “casta”, antaño repudiada, y la impresión general es que se encuentra muy a gusto en su nueva realidad: la del dinero público español, que se despilfarra a manos llenas y se consigue a través de un sistema fiscal casi confiscatorio en perjuicio del ciudadano contribuyente al que se sangra hasta la hemorragia.