www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

Los nominados para dirigir la CIA y el Pentágono contradicen a Trump

Los nominados para dirigir la CIA y el Pentágono contradicen a Trump

EL IMPARCIAL
viernes 13 de enero de 2017, 03:26h
Tanto Mike Pompeo como "Perro Loco" Mattis han disentido de varias de las posturas postradas por el magnate en campaña.

El recorrido de Donald Trump en el reparto de los cargos nucleares de su gabinete parece resultar no tan idóneo como se vaticinaba en campaña y tras las elecciones. No en vano, este jueves se desayunaba el magnate con el revés público que le ha asestado su nominado para encabezar la CIA, Mike Pompeo. El congresista repblicano no dudo en desmarcarse de uno de los puntos más ácidos que defendió su nuevo jefe cuando era candidato a la presidencia.

En su primera alocución de confirmación ante el Comité de Inteligencia del Senado, Pompeo empezó su comparecencia reconduciendo los guiños que Trump ha dedicado a Putin en todo este tiempo. Y es que en plena tormenta desatada por la publicación de ciberataques rusos que favorecieron a Donald en las elecciones, su hombre legido para dirigir a la inteligencia estadounidense ha roto el guión dialéctico de su dirigente de cuajo, señalado que "Rusia es una de las principales amenazas par EEUU".

"Rusia se ha reafirmado de forma agresiva, invadiendo y ocupando Ucrania, intimidando a Europa y haciendo prácticamente nada para ayudar en la destrucción del Estado Islámico. No hay duda de que el presidente ruso, Vladímir Putin, está tratando de sembrar dudas entre la comunidad política estadounidense" declaró Pompeo antes de redondear su diagnóstico contradiciendo de manera frontal a Trump -que ha eludido apuntar a los rusos como responsables de la injerencia exterior en la campaña presidencial- y aclarar que "esto fue una acción agresiva emprendida por el alto escalafón dentro de Rusia".

En esta misma dirección de frontal y explícita oposición a Rusia, uno de los nichos de votos que cultivó Trump, se han manifestado los nominados por el presidente electo para dirigir al Pentágono y la cartera de Exteriores. El encargado de la gestión de la diplomacia, Rex Tillerson, expresó este miércoles que Moscú presenta un peligro para Washington, instando al líder del nuevo Ejecutivo a aclarar su posición frente al polo ruso. Y este jueves se ha pronunciado el futuro titular de Defensa, James "Perro Loco" Mattis, que se ha alineado con las tesis contrarias a un acercamiento con Putin.

El general retirado y con cuato estrellas de la Infantería de Marina exlicó su postura con rotundidad: "El orden mundial establecido por EEUU tiene su mayor amenaza desde la II Guerra Mundial por parte de Rusia, el terrorismo y el comportamiento de China en el Mar de China Meridional". En relación con el mandatario ruso, a quien el multimillonario devenido en político halagó en varias ocasiones, Mattis aseveró que "quiere romper la Alianza Atlántica y es un competidor estratégico y un adversario en áreas clave". El condecorado militar expuso, además, que guarda "esperanzas modestas sobre posibles área de cooperación con Putin" y reclamó un mayor gasto en la fuerza militar, pues, entre otros factores, considera los ciberataques como un acto de guerra y "no voy a poner en piloto automático la decisión de ir a la guerra".

Todo este revuelo ha provocado que Trump quisiera quitar hierro al asunto y reconociera como posibilidad la autoridad rusa de los ataques cibernéticos. Lo cierto es que esta concatenación de correctivos a su daléctica pretérita, entre ellos uno protagonizado por un militar defendido por demócratas y republicanos por su capacidad para oponerse e imponerse al presidente entrante, no han cesado. De vuelta a Pompeo, el congresista por Kansas de 53 años atacó una de las opiniones vertidas por el magnate que más polvareda han levantado. Trump defendió en campaña la efetividad de las torturas como métodos válidos para extraer información. Pues bien, su persona escogida para comandar la CIA ha declarado que siente un "profundo rechazo a las prácticas de interrogación reforzadas, como la del ahogamiento simulado". "Absolutamente no", subrayó. Parece que la Casa Blanca asistirá a un buen puñado de conversaciones en pos de ensamblar una unidad de criterio en el nuevo equipo gubernamental.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios