www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Frío

lunes 16 de enero de 2017, 20:15h

Sí, los diarios estaban en lo cierto: nevaba en toda Irlanda. Ese “sí" sostiene la famosa frase de Los muertos. Un “sí” que equivale a “lo sé”. Lo frío –como toda verdad de la poesía– nace de ese “sí” de la conciencia. Los diarios hablan de realidades a las que el sujeto no puede dar un “sí” o un “no” que las corrobore o desmienta. Sentir frío es una de las pocas certezas que quedan en estos tiempos de incertidumbre. Se sabe mucho más de las personas bajo una racha de aire polar que de las expuestas a cualquier otro clima. Se repliegan en lugares cerrados, despejan las plazas donde bullía el conflicto. Desaparecen bajo la ropa pesada, aprietan el paso hacia los interiores. No hay un toque de queda más eficaz. Nada más seguro que el frío. Ningún 15-M tiene lugar con nieve. Nadie va a salir con este tiempo a desordenar la vida. Los Estados y los neuróticos adoran la borrasca.

La gran nevada al final del cuento de Joyce es una imagen de las desapariciones. Nevaba en toda Irlanda, disolviéndolo todo: la juventud, la belleza, la pasión amorosa. También habrá una ventana por la que Pedro Sánchez contemplará el frío de estos días, cavilando sombríamente sobre la fugacidad de todo. La candidatura de Patxi López a dirigir el PSOE divide el voto crítico y deja a Sánchez casi sin opciones. Su ambición se parece a la tumba de Michael Furey borrándose bajo una nieve lenta. Mañana no quedará ni dónde dejarle unas rosas frescas.

El frío puede engendrar monstruos. No hay un color más terrorífico que el blanco, como enseña el relato de Arturo Gordon Pym. A veces, un invierno demasiado severo pasado en régimen de aislamiento basta para convertirse en un psicópata, como le ocurrió a Jack Torrance, el escritor protagonista de El resplandor. El Congreso del PP en febrero podría celebrarse en un lejano glaciar en el Polo Sur, o en un hotel de montaña aislado por la nieve. Las alucinaciones serán las mismas. Mariano Rajoy volverá a presidir un partido sin voces críticas, sin corrientes, sin referencias históricas. Hablará como los congelados: con interjecciones y balbuceos, creyendo estar en compañía de personas reales.

Sí, los diarios están en lo cierto: el frío es peligroso. A veces, en los lugares más fríos parece que nunca ocurre nada. Solo es otra pequeña ciudad nevada con vecinos hogareños, hasta que escarbas un poco en la nieve y descubres toda esa sangre. Íñigo Errejón y Pablo Iglesias construyen la unidad familiar a cinco bajo cero, con un hacha y una pala. En el Fargo español bajo la gota fría, la tranquilidad solo admite dos murmullos: el televisor encendido y la máquina del amor de Podemos picando carne.

El frío es tan real, que siempre hay que decirle que sí, igual que se acata una orden. Robert Walser murió de un ataque al corazón mientras daba uno de sus paseos por el bosque nevado junto al manicomio de Herisau donde pasó los últimos veintitrés años de su vida. Su cuerpo apareció despatarrado en la nieve el día de Navidad de 1956. Había huellas de sus botas que conducían hasta el lugar en el se desplomó. Siempre quiso desaparecer, disolverse entre las minucias de la realidad. Todos sus libros son el mismo puntilloso tratado de camuflaje. Asintió a todas las cosas para desintegrarse en ellas. Sí, los diarios están en lo cierto: nieva en toda España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.