www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

Trump colecciona enemigos a su veto migratorio

Trump colecciona enemigos a su veto migratorio
Ampliar
lunes 30 de enero de 2017, 15:00h
Gobiernos y organizaciones condenan la medida. Por B.M.H.

Las reacciones al plan de Donald Trump de prohibir la entrada a Estados Unidos a los ciudadanos de siete países musulmanes (Irán, Siria, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Iraq) no ha tardado en provocar condenas a lo largo y ancho del planeta por su carácter racista y xenófobo.

Más allá de la oposición interna con la que se ha encontrado la Casa Blanca, con fiscales estatales, personajes políticos, culturales, religiosos y sociales y organismos civiles en contra, el número de detractores en el extranjero se incrementa día a día.

Este lunes, un millón de británicos se han echado a las calles de ciudades como Londres, Manchester, Bristol, Brighton, Liverpool, Glasgow, Edimburgo, Cardiff y Swansea para pedir que se cancele la próxima visita del presidente británico a Londres en respuesta al viaje que la primera ministra Theresa May hizo la semana pasada a Washington.

Lo que empezó como una petición particular colgada en la web del Parlamento británico ha cogido fuerza y tendrá que ser la Cámara de los Comunes quien, mediante una normativa que le obliga a abordar toda petición ciudadana que supere las 100.000 firmas, inste al Ejecutivo de May a cancelar la visita de estado de Trump.

A esta petición se ha sumado gran parte de los partidos en la oposición, que critican que un país que ha tenido la acogida de inmigrantes por bandera reciba con honores a un presidente que rechaza esta misma filosofía.

Holanda, por su parte, ha señalado a través de su primer ministro, Bert Koenders, que pedirá "una explicación y clarificación" a Washington y que consultará con Bruselas "las medidas necesarias" a adoptar como respuesta.

Por su parte, Naciones Unidas ha sido también tajante a la hora de abordar la polémica decisión de Trump. El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Husein, afirmaba en un mensaje en Twitter que el veto temporal es "ilegal", "malvado" y desperdicia recursos para la lucha contra el terrorismo. "La discriminación basada en la nacionalidad únicamente está prohibida por el Derecho Humanitario", añadió Zeid.

Otros dos organismos dependientes de la ONU, la Agencia para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Mundial de la Migración (OIM), pidieron a la Casa Blanca que reconsiderará su postura: "Esperamos que EEUU continuará su claro liderazgo y su larga tradición de proteger a aquellos que están huyendo de conflicto y persecución".

También se ha pronunciado la Unión Africana, una de las organizaciones internacionales que más crítica ha sido con la medida de Trump. Su presidenta, la surafricana Nkosazana Dlamini-Zuma, ha lamentado que sea Estados Unidos, "el mismo país que tomó como esclavos", quien haya adoptado esta política migratoria excluyente.

El veto temporal también ha sido mal acogido en aquellos países señalados por Trump. Sin ir más lejos, el Parlamento iraquí ha pedido al Gobierno de haider Al-Abadi que actúe con "reciprocidad" y "pedir a la ONU, las organizaciones internacionales, la Liga Árabe y la Organización para la Cooperación Islámica que adopten una postura firme y tomen medidas sobre este asunto; y exigir al Congreso y a la Administración estadounidense que revise esa decisión".

La organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF), por último, considera que la decisión es un acto "inhumano contra personas que huyen de zonas de guerra" y pidió a Trump que rectifique.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios