www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La precampaña francesa se embarra con acusaciones de homosexualidad

La precampaña francesa se embarra con acusaciones de homosexualidad
Ampliar
martes 07 de febrero de 2017, 15:44h
Macron sale al paso de los rumores sobre un affaire gay extramatrimonial. Por B.M.H.

Las elecciones presidenciales francesas, cuya primera vuelta está prevista para el próximo 23 de abril, van camino de convertirse en una sucesión de escándalos.

En esta ocasión le ha tocado al candidato favorito para ganar las elecciones, el aspirante de centro progresista Emmanuel Macron, cuyo equipo ha tenido que salir al paso de los rumores que le vinculan sentimentalmente con un alto cargo de Radio France.

Macron, casado desde hace años con Brigitte Trogneux, con la que le separan 20 años, ha sido vinculado en los últimos días con el empresario y directivo radiofónico Mathieu Gallet, unos rumores que llevan circulando varios años por los círculos políticos y periodísticos galos pero que nunca se han sustentado en pruebas y que en esta ocasión han desembocado en un desmentido oficial.

El propio Macron ha entrado al trapo de la polémica y desmentía tales afirmaciones en su cuenta de Twitter, donde escribía: "Brigitte está preguntándose cómo yo podría físicamente hacer esto. Ella comparte mi vida desde la mañana a la noche y yo no le pago a ella".

Durante muchos años se ha acusado al matrimonio Macron-Trogneux de tener un supuesto pacto de conveniencia por la que él se beneficiaría de una relación formal con una mujer sin aspiraciones de poder y que rara vez aparece en el escenario público. La diferencia de edad y las circunstancias en las que ambos iniciarion su relación (Macron, que hoy tiene 37 años, era alumno de su ahora mujer) han alimentado aún más si cabe la rumorología en unas fechas clave de cara a los comicios presidenciales.

Desde el equipo de Macron se aduce a una campaña orquestada por sus rivales para ensuciar su imagen y desmienten cualquier relación sentimental entre el candidato y Gallet. Una campaña de la que este no es el primer capítulo, pues ya el pasado mes de noviembre la prensa sensacionalista se hizo eco de los insistentes rumores que vinculaban al candidato progresista con Gallet. "No tengo una doble vida y cuido más que nada mi vida familiar y marital", dijo entonces Macron.

De este modo, la inminente campaña electoral promete ser movida en Francia, pues ya son tres los candidatos que se han visto salpicados por alguna clase de escándalo. El conservador François Fillon ha tenido que pedir perdón públicamente por contratar de manera ficticia a su mujer, que llegó a cobrar medio millón de euros, mientras que a la fascista y eurófoba Marine Le Pen le persiguen insistentes acusaciones de financiación ilegal de su partido, el Frente Nacional.

Y todo esto sucede cuando los últimos sondeos dan como ganadora a Le Pen en una primera vuelta. El auge del populismo galo es temido dentro y fuera del país vecino, y se espera que Macron siga recuperando terreno camino -ahora mismo le separan tres puntos del FN- de un primer envite, en el que sería Fillon el sacrificado por el sistema electoral para no poder disputar la presumible segunda vuelta, fijada para el 7 de mayo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios