www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PODEMOS, ENTRE LA PURGA Y EL PARIPÉ

domingo 12 de febrero de 2017, 12:39h
Cuando Mariano Rajoy decidió que el congreso del Partido Popular se celebraría el fin de semana...

Cuando Mariano Rajoy decidió que el congreso del Partido Popular se celebraría el fin de semana del 11 al 12 de febrero, Pablo Iglesias reaccionó de manera fulminante y convocó para las mismas fechas el de Podemos. El líder de la extrema izquierda española es un hombre impregnado por la televisión. Su respuesta a Mariano Rajoy fue la de Tele 5 cuando Antena 3 anuncia un espacio de máximo relieve: la contraprogramación.

Estaba claro que, en circunstancias normales, el foco de la atención pública quedaría fijado en el congreso del partido que gobierna. Pablo Iglesias, según acreditados podemólogos, sabía que solo una bronca interna dentro de su partido podía desviar la atención hacia su propio congreso. Las trifulcas entre tertulianos, tanto en los programas políticos como en los del corazón, son los que hacen crecer a la audiencia.

Parece evidente que ha conseguido sus propósitos porque la alta tensión entre él y Errejón, sea real o sea un paripé, ha abierto durante los dos últimos meses los espacios destacados en los periódicos impresos, hablados, audiovisuales y digitales.

Todavía no sabemos si el espectáculo respondía a la clásica purga que se produce en todos los partidos comunistas o a una maniobra de engaño o paripé sabiamente instrumentada. En poco tiempo conoceremos si Íñigo Errejón resulta purgado o por el contrario retorna al redil que pastorea Pablo Iglesias y sus mastines. En todo caso, parece claro que el líder podemita ha conseguido sus propósitos: convertirse, ante la opinión pública, en la oposición al Partido Popular, relegando al PSOE. Su victoria, casi arrolladora por más del 60 por ciento en el congreso de Podemos, le consolida, además, no solo como el líder de la extrema izquierda sino como la alternativa de gobierno, sobre todo en caso de que se produzca el retorno de Pedro Sánchez a la secretaría general de los socialistas.