www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BIBIANA AÍDA CONTRA EL MINISTRO DE CULTURA

miércoles 25 de junio de 2008, 21:49h
Naturalmente, tiene razón César Antonio Molina cuando afirma que las bibliotecas públicas deben ser para todos los españoles. Bibiana Aída se ha situado en las fronteras de lo grotesco y lo ridículo. Se debe creer que una biblioteca es como los servicios de lavabo de un restaurante o una gasolinera.

Los libros son para todos, hombres o mujeres. Una biblioteca especializada en temas femeninos tiene evidente interés para los hombres y no se les puede prohibir la entrada en ella por razón de sexo. Eso supone una discriminación que fragiliza la Constitución. César Antonio Molina, que es un escritor con muchos años a las espaldas, sabe muy bien lo que dice. Bibiana Aída, no.

Ante los Juegos Olímpicos de Pekín, el mundo deportivo y político está pendiente de la última ocurrencia de la ministra, que ha cambiado su nombre de Aído por Aída para evitar el abominable tinte machista del apellido. Bibiana considera que es una aberración que hombres y mujeres compitan por separado en Pekín. Y estudia aceleradamente una proposición según la cual en el atletismo, en el fútbol, en el baloncesto, incluso en el boxeo y la lucha libre, las mujeres se midan directamente con los hombres. Así en la pista de los cien metros o en el maratón, saldrán juntos hombres y mujeres, a ver quién gana. También en el baloncesto, el boxeo o la halterofilia. Bibiana considera una grave aberración machista que se relegue a las mujeres a pruebas específicas discriminatorias en lugar de considerarlas en todo iguales a los hombres.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.