www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PSOE DE SUSANA DÍAZ, CLAVE PARA LA ESTABILIDAD DE ESPAÑA

domingo 12 de marzo de 2017, 16:02h
En la mayor parte de las naciones europeas, la prosperidad y la estabilidad derivan de la alternancia...

En la mayor parte de las naciones europeas, la prosperidad y la estabilidad derivan de la alternancia en el poder entre un partido que representa al centro derecha y otro al centro izquierda, ambos como parte del sistema respetando las diversas Constituciones.

Hoy, Francia está amenazada por la eventual victoria de la extrema derecha de Le Pen y España por la ultraizquierda de Pablo Iglesias. La fórmula electoral que estableció Charles De Gaulle hace muy difícil que, en la segunda vuelta, la ultraderecha se alce con el poder.

En España es diferente. El grave error cometido por Mariano Rajoy y sus colaboradores cercanos fue que decidieron aplastar a su rival tradicional, el PSOE, tras las elecciones de noviembre de 2011, potenciando el extremismo de Podemos, lo que ha terminado por crear el monstruo de Frankenstein.

Según las últimas encuestas, si el PP perdiera las elecciones o no alcanzara la mayoría suficiente con Ciudadanos, la alternativa no es un PSOE socialdemócrata y moderado, un PSOE inmerso en el sistema y constitucionalista, sino la extrema izquierda de Podemos, aliado Pablo Iglesias con el Partido Comunista clásico enmascarado en Izquierda Unida, más la alianza con las agrupaciones secesionistas. El PSOE de Pedro Sánchez había establecido esa alianza con la extrema izquierda y el independentismo, tal y como desveló el juez Vidal. La alternativa al centro derecha no es ya, como en los últimos cuarenta años, el centro izquierda sino la ultraizquierda que está contra el sistema y contra la Constitución.

De ahí que pueda afirmarse sin exageración que el PSOE de Susana Díaz es clave para la estabilidad de España. La lideresa andaluza propugna un partido socialista como el de Felipe González, firme en las ideas del socialismo, demócrata y constitucionalista. Aunque Susana Díaz se haya decidido con demasiado retraso, hay que confiar en que gane las primarias y a continuación sea capaz de reconducir al PSOE para que represente, como a lo largo de los últimos cuarenta años, a la izquierda española. Las encuestas barruntan hoy un sorpasso apabullante de Podemos pero, con una acción inteligente y constructiva, Susana Díaz podría recuperar la posición que para el bien de España ha mantenido el PSOE en las últimas cuatro décadas: ser poder o alternativa al poder.