www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Va camino Rusia de anexionarse otros dos territorios soberanos?

¿Va camino Rusia de anexionarse otros dos territorios soberanos?
Ampliar
viernes 17 de marzo de 2017, 09:37h
Tras absorber Crimea, el Kremlin pone el punto de mira en dos regiones más. Por B.M.H.

A comienzos de la década de los 90, aprovechando el caos derivado del desmembramiento y posterior disolución de la Unión Soviética, dos pequeños territorios del norte de Georgia, a orillas del Mar Negro, decidieron escindirse del que hasta el momento había sido su estado soberano. Desde entonces, Abjasia y Osetia del Sur viven en una nebulosa a caballo entre la independencia y la anhelada anexión a Rusia sin reconocimiento oficial alguno.

Moscú, que siempre ha visto a estos dos enclaves como regiones que le pertenecen históricamente, no acaba de hacerlas suyas por miedo a la condena de la comunidad internacional y al seguir sentando precedentes que puedan en un futuro volverse en su contra, como es el caso de varias islas en el Pacífico norte en disputa con Japón. Sin embargo, tras lo acontecido con Crimea durante 2014 y 2015, cuando Rusia arrebató la península a Ucrania durante la convulsa revolución de las regiones orientales del país vecino, parece que el Kremlin vuelve a mover ficha.

El Gobierno georgiano de Giorgi Kvirikashvili, en el poder desde finales de 2015 y que sigue reclamando ante las instancias internacionales su derecho sobre Abjasia y Osetia del Sur sin mucho éxito ante el poder diplomático que ejerce el Ejecutivo de Vladimir Putin, ha denunciado esta semana el envío de misiles antiaéreos S-300 a las regiones separatistas con el fin de armar a las milicias locales y apuntalar la resistencia ante las aspiraciones de su país.

La tensión militar en la zona sigue latente después de la conocida Guerra de los Cinco Días, el fugaz conflicto entre georgianos y rusos del verano de 2008. Entonces, Tiblisi envió tropas terrestres para recuperar los territorios rebeldes, pero Rusia rápidamente logró repeler y expulsar a las mismas haciendo valer su clara superioridad militar.

Por el momento Rusia no ha movido ficha en el terreno político, al menos oficialmente, si bien sí asume como propias las dos repúblicas. Sin embargo, algunos analistas prevén un incremento de la presencia militar rusa en ambas regiones como paso previo a una anexión que ya se ha producido de facto desde hace años, pues tanto Abjasia como Osetia del Sur, que además de su gran padrino sólo son reconocidas como entidades soberanas por Venezuela y Nicaragua, son sustentadas todos los años por los rublos que llegan desde Moscú en forma de subvenciones y ayudas.

La ubicación geográfica de ambas regiones, sumada al enclave petrolífero que suponen, a mitad de camino entre el Mar Negro y los campos de petróleo de Oriente Medio y Asia Central, hacen de Abjasia y Osetia del Sur dos caramelos a los que Rusia no quiere renunciar más allá de la vinculación histórica y cultural que Moscú pueda esgrimir.

Mientras, en estos dos pequeños territorios la vida sigue lejos del foco mediático. Sin ir más lejos, Abjasia, cuyos líderes no renuncian a una plena independencia al contrario que sus colegas osetios, que prefieren la anexión a Rusia, celebraba el pasado día 12 elecciones parlamentarias.

Unos comicios los de Abjasia que fueron condenados por Tiblisi, que espera seguir contando con el apoyo de Washington tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca a pesar de la presunta buena sintonía de éste con Vladimir Putin, preocupado a su vez por contener los amagos separatistas de una tercera república: Adzharia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios