www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Luis Zueco: La ciudad

domingo 26 de marzo de 2017, 17:53h
Luis Zueco: La ciudad

Ediciones B. Barcelona, 2016. 512 páginas. 20 €. Libro electrónico. 9,99 €.

Por Jorge Pato García

Todos aquellos lectores que a finales de 2015 se sumergieron en las páginas de El castillo, están de suerte. Por fin, Luis Zueco publica la segunda parte de la trilogía medieval que tanto éxito tuvo en su primer volumen. Nuevamente la narrativa intrigante y casi policial de Zueco nos remonta al siglo XIII, donde, sin duda alguna, ha elaborado una historia con un entramado que supera las expectativas generadas en la anterior entrega.

Si anteriormente la historia se desarrollaba en el entorno del castillo de Loarre y de su construcción, en esta ocasión abandonamos la zona del Pirineo aragonés y bajamos, en latitud, hasta la bella ciudad de Albarracín. Esta hermosa ciudad de la provincia de Teruel es el lugar escogido para la acción. Una villa fortificada doblemente, en primer lugar por su propio recinto amurallado; y después por la propia orografía del terreno, que con abruptas montañas ayudan a la defensa de la ciudad. No en vano ha sido ciudad inexpugnable, únicamente sometida en la invasión musulmana.

En Albarracín, enclave estratégico y población que siempre ha sido deseada por los diferentes reinos que han pugnado por ella, comienza a sucederse una serie de macabros crímenes con unos objetivos muy concretos y destacados: los maestros de los diferentes gremios de la ciudad. De esta manera el autor siembra el suspense y la intriga, llegando por momentos a transmitirnos la sensación de peligro y miedo de quién se pudiera aventurar en esos días a deambular por las calles de la población una vez caída la noche.

Pero no tendremos únicamente unos crímenes a resolver, en La ciudad vamos a encontrar un tratado sobre la vida en la Edad Media. Cabe recordar en este punto que Luis Zueco, desde que inició su andadura literaria, ha buscado instruir a sus lectores en la cotidianidad del Medievo. Busca desterrar mitos y desvelar la realidad de los que habitaban en esa época en nuestro país. Por eso vamos a poder sentir la sensación de congoja y angustia que se tiene cuando se vive asediado. Pero también vamos a poder ver cómo era el entramado social y organizativo de una ciudad con una cierta entidad e importancia, pues no olvidemos que Albarracín fue sede episcopal cuatro siglos antes que Teruel, un signo más de poder y una cuestión que también se aborda en las páginas de esta novela.

Con independencia de haber leído o no el anterior título de la trilogía, se puede abordar esta lectura, ya que no hay personajes ni tramas que se arrastren de un libro al siguiente. Ya solo queda que el autor cierre esta trilogía con la última entrega que sin moverse de la Edad Media, nos llevará a tierras zaragozanas. Hasta entonces disfrutemos de La ciudad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios