www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CIUDADANOS PONE LOS PUNTOS SOBRE LAS ÍES

miércoles 05 de abril de 2017, 12:38h
En parte sustancial del espacio electoral, Ciudadanos pugna con el Partido Popular. Ambas formaciones se disputan en ese espacio...

En parte sustancial del espacio electoral, Ciudadanos pugna con el Partido Popular. Ambas formaciones se disputan en ese espacio el mismo electorado. Taponada la extrema derecha, lo que conviene al PP para llenar su cesta de votos es correrse lo más posible hacia el centro. Y ahí es donde se tropieza con Ciudadanos, ahí es donde un número millonario de antiguos votantes del PP, desencantados con la inoperancia de Rajoy en asuntos como el órdago secesionista catalán, encontraron en Albert Rivera el partido en el que depositar su confianza y su esperanza.

Tras las últimas elecciones, Rivera opera desde el centro a dos bandas. Apoya, por ejemplo, a la izquierda en Andalucía y a la derecha en Madrid. En Sevilla, respalda casi sin condiciones al PSOE de Susana Díaz, y en Madrid, con muchas condiciones, al PP de Cristina Cifuentes. Además, se esfuerza por demostrar, día tras día, su independencia de Rajoy y del Partido Popular. Si los riveristas se identifican con Moncloa, no habría motivo para que los votantes populares de Ciudadanos no retornaran al PP.

La lucha es sorda e implacable. Rajoy quiere recuperar el terreno perdido, unos tres millones de votos, y ningunea a Ciudadanos. Rivera no se deja minusvalorar y siempre que puede le pone los puntos sobre las íes a Mariano Rajoy. A eso se reduce lo que ha ocurrido en Murcia: a una lucha entre el partido de centro derecha, el PP, y el partido de centro, Ciudadanos, para mantener su electorado y su personalidad.

Como Rajoy se mueve en el voluntarismo político de los que le rodean sin darse cuenta de que solo tiene 137 diputados, Ciudadanos le ha dado un duro repaso en Murcia. El presidente y su partido han tenido que ceder después de un forcejeo aireado hasta la náusea por determinados medios de comunicación.

Tras la batalla ganada por Rivera, la guerra continúa. El Partido Popular hará todo lo posible por embrumar a Ciudadanos y disminuir su presencia e influencia de cara a las próximas elecciones.