www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DOTADO CON 165.000 EUROS

Ray Loriga gana el Premio Alfaguara de Novela por Rendición

miércoles 05 de abril de 2017, 16:34h
La trama "sorprende a cada página hasta conducirnos a un final impactante que resuena en el lector tiempo después de cerrar el libro".

Argumento
Han pasado diez largos años desde que estalló la guerra, y el matrimonio sigue sin conocer el paradero de sus hijos, sin saber si su país fue el agresor o el agredido. Fuera cual fuese el origen de la contienda, él, hombre de campo, y ella, su antigua patrona, siguen amándose y sus vidas transcurren sencilla y rutinariamente.

Un día un muchacho mudo entra en su propiedad. Al principio lo encierran como a un prisionero, pero
acaban por tomarle cierto cariño y, cuando las autoridades comunican que la zona debe ser evacuada y que tienen que poner rumbo a la ciudad transparente, los tres parten juntos. En ese momento el muchacho es bautizado como Julio.

Las puertas de la metrópoli muestran una
clara advertencia: el aire mece los cuerpos sin vida de los traidores. En su interior, la ciudad transparente es casi un paraíso que provee a sus habitantes de todo aquello que cualquiera desearía en un hogar: armonía, limpieza y protección. Impera un orden riguroso,una calma autoritaria y una absoluta transparencia: no están permitidos los secretos ni las paredes.

En una sociedad en la que
lo privado es de dominio público, en un mundo feliz y asfixiante que ataca pasivamente a la dignidad del ser humano, emergen los más estremecedores augurios de nuestro futuro.


Ray Loriga ha ganado este miércoles el Premio Alfaguara de Novela por Rendición, una novela que había presentado con el título Victoria y el seudónimo Sebastián Verón.

El galardón literario, dotado con 165.000 euros y una escultura de Martín Chirino, ha contado en el jurado con Elena Poniatowska, Eva Cosculluela, Juan Cruz, Marcos Giralt Torrente, Andrés Neuman, Santiago Roncagliolo, Samanta Schweblin y Pilar Reyes.

El fallo del premio, que celebra su 20ª edición, define Rendición como "una historia kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva, una parábola de nuestras sociedades expuestas a la mirada y al juicio de todos". Sin caer en moralismos, añade, "a través de una voz humilde y reflexiva con inesperados golpes de humor, el autor construye una fábula luminosa sobre el destierro, la pérdida, la paternidad y los afectos". La trama "sorprende a cada página hasta conducirnos a un final impactante que resuena en el lector tiempo después de cerrar el libro".

La novela de Loriga competía con otros 664 manuscritos, de los que 305 procedían de España y el resto de América Latina.

Primeros párrafos de Rendición


Nuestro optimismo no está justificado, no hay señales que nos animen a pensar que algo puede mejorar. Crece solo, nuestro optimismo, como la mala hierba, después de un beso, de una charla, de un buen vino, aunque de eso ya casi no nos queda. Rendirse es parecido, nace y crece la ponzoña de la derrota durante un mal día, con la claridad de un mal día, forzada por la cosa más tonta, la misma que antes, en mejores condiciones, no nos hubiera hecho daño y que sin más consigue aniquilarnos, si es que coincide por fin ese último golpe con el límite de nuestras fuerzas. De pronto, aquello en lo que no habíamos ni reparadonos destruye, como las trampas de un cazador que nos supera en habilidad y a las que no prestábamos atención mientras nos distraíamos con el señuelo. A qué negar, en cambio, que mientras pudimos también cazamos así, utilizando trampas, señuelos y grotescos pero muy efectivos camuflajes.

Si uno mira con cuidado el jardín de esta casa sabrá enseguida que vivió tiempos mejores, que la alberca vacía no desentona con el zumbido de los aviones que cada noche castigan no ya esta propiedad sino todas las de nuestro valle. Cuando ella se acuesta intento tranquilizarla, pero lo cierto es que sé que algo se derrumba y que no seremos capaces de poner nada nuevo en su lugar. Cada bomba en esta guerra hace un agujero que no vamos a ser capaces de rellenar, lo sé yo y lo sabe ella, pero jugamos y nos hacemos los tontos a la hora de dormir, buscando una tranquilidad que ya no encontramos, un tiempo como el de antes. Algunas noches, con tal de soñar mejor hasta recordamos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Ray Loriga gana el Premio Alfaguara de Novela por Rendición

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    5106 | Elena Escudero - 06/04/2017 @ 20:03:36 (GMT+1)
    Increíble. Los primeros párrafos del libro aparecen con tales desmanes en la puntuación, que denotan con nitidez que los premios literarios se otorgan "a dedo".
    Más aún, cuando se trata de esa sucursal de El País llamada Alfaguara.
    ¿Alguien en su sano juicio puede ignorar la amistad que une a Juan Cruz con Ray Loriga?
    ¿Alguien cuerdo puede olvidar que Loriga y otros telefonean a los miembros del Jurado con antelación suficiente, revelando el seudónimo que utilizarán a la hora del concurso?

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.