www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ÓPERA

Bomarzo vuelve a Europa en el marco del bicentenario del Teatro Real

jueves 06 de abril de 2017, 11:47h

Medio siglo después de su creación en 1967, el Teatro Real estrena en España la ópera Bomarzo del compositor Alberto Ginastera, de la que se ofrecerán 5 funciones entre el 24 de abril y el 7 de mayo, en una nueva producción del Teatro Real y la Ópera de Ámsterdam.

Estrenada en 1967 en el Lisner Auditorium de Washington, la ópera Bomarzo se basa en la novela homónima de Manuel Mujica Lainez, inspirada a su vez en las esculturas del Parque de los Monstruos y constituye un vertiginoso viaje al pasado de un duque jorobado, atormentado por la deformidad física y obsesionado con la inmortalidad, durante el que repasa su vida corrupta y libertina en el seno de la nobleza italiana del cinquecento. En Bomarzo, provincia de Viterbo, al norte de Roma, se encuentra el frondoso parque donde habitan unas colosales estatuas de piedra que evocan a seres míticos tallados con una mirada casi expresionista y que parecen brotar de las rocas. Nacieron por encargo del duque Pier Francesco Orsini, quien pretendía expurgar así el dolor que sentía por la muerte de su esposa. Los arquitectos manieristas Pirro Ligorio y Jacopo Vignola fueron los elegidos para dar forma a este Sacro bosco (Bosque sagrado), conocido como el Parque de los monstruos. Sus esculturas distorsionadas y misteriosas, que fascinaron a Salvador Dalí, Jean Cocteau, Michelangelo Antonioni o Luchino Visconti, inspiraron también al escritor argentino Manuel Mujica Lainez que, a partir de esas intrigantes figuras pétreas, escribió su célebre novela Bomarzo.

Fascinado por la novela de su compatriota, al que le unía una misma atracción por el mundo esotérico, Alberto Ginastera compuso en 1963 la cantata Bomarzo, para recitador, voz masculina y orquesta de cámara. Posteriormente, viendo el potencial dramatúrgico de la obra, decidió atender al encargo de la Opera Society de Washington con una ópera basada en las tribulaciones del duque de Bomarzo, contando con la complicidad de Mujica Lainez como autor del libreto. La ópera está construida como un flashback en el que el protagonista, al morir, repasa episodios de su vida siniestra, sin dulcificar sus perversiones, obsesiones, fantasías eróticas, bisexualidad e impotencia, retratadas en 15 escenas, todas con la misma estructura interna ─exposición, clímax y desenlace─ y articuladas por interludios, a la manera de la ópera Wozzeck de Alban Berg.

En la nueva producción que se estrena en Madrid, el director de escena Pierre Audi se aleja de la referencia física y estructural de las estatuas del parque de Bomarzo y de la corte renacentista italiana para dejarse llevar por la ensoñación del protagonista, que revive los episodios de su vida, desdoblándose en diferentes figuras humanas dependiendo de la edad y el momento de cada recuerdo. Las escenas transcurren bajo su delirante percepción de la realidad, lo que permite al escenógrafo e iluminador Urs Schönebaum crear un decorado claustrofóbico e irreal, casi lunar, donde las diferentes escenas se suceden con las atmósferas creadas por el diseño de luces y las proyecciones de John Rafman. La dirección musical correrá a cargo de David Afkham, que debuta en el Real, con un reparto encabezado por John Daszak y secundado por Germán Olvera, Damián Del Castillo, James Creswell, Hilary Summers, Nicola Beller Carbone, Albert Casals y Francis Tojar, acompañados por el Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.