www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

HALTEROFILIA

El dopaje ajeno hace histórica a Lydia Valentín: recupera sus medallas de Pekin y Londres
Ampliar

El dopaje ajeno hace histórica a Lydia Valentín: recupera sus medallas de Pekin y Londres

EL IMPARCIAL
jueves 06 de abril de 2017, 21:24h
Primera deportista española en ser medallista en tres JJ.OO. diferentes.
Lydia Valentin cuenta con 32 años. La haltera leonesa se podría convertir en una de las deportistas más importantes de la historia española. Pero, más allá de su rendimiento, esa consideración depende del dopaje ajeno, como ha quedado demostrado este jueves. Y es que la referencia de la halterofilia en nuestro país, que se colgó el bronce en Rio 2016, cumpliendo el sueño que le fue negado por la trampa de sus competidoras en los Juegos Olímpicos precedentes, ha aumentado su mochila de triunfos esta tarde por su actuación presente y por la pasada.

A pesar de la injusticia que supone la cosecha de preseas en diferido, ya que conlleva el hurto de un momento glorioso para el deportista, ese que le reconoce en el podio, ante los focos del plantea y que le granjea un montante económico lo suficientemente grueso como para preparar mejor las futuras citas, la atleta de El Bierzo recordará esta jornada como una de las más felices de su trayectoria deportiva y vital.

Porque al tiempo que le era adjudicado el Premio Castilla y León del Deporte, su ejecución espléndida en el levantamiento de dos tiempos y en el total olímpico de menos de 75 kilos le conllevaba su tercer oro en unos Europeos y la comisión antidopaje del COI confirmaba la descalificación por dopaje de las oponentes que sacaron un mejor resultado en Pekin 2008 y en Londres 2012. De este modo, frío, impersonal, y alejado de la pompa del merecido homenaje, Valentín ve cómo su redil ilustre de trofeos será redondeado, finalmente, con las medallas correspondientes a dichas citas olímpicas, lo que la convierte en un caso emblemático dentro de la actividad deportiva nacional: ha alcanzado el hito de amontonar medallas en tres citas olímpicas diferentes y consecutivas.

La propuesta para alzar el Premio Princesa de Asturias del Deporte 2017, que aseguró a finales de su dorado 2016 que "dormiré tranquila por las noches porque sé que nadie me quitará mis medallas", ha comprobado, al fin, que su lucha y la del presidente de la Federación Española de Halterofilia, Emilio Estarlik, ha dado unos frutos deliciosos y justos.

Los otros dos oros europeos que se suman al arrancado hoy en Croacia (en los campeonatos de 2014 y 2015) y el bronce mundialista ganado (2015) se suman, ahora, a una triple corona que encumbra el esfuerzo de Valentín por batallar en pos de la defensa de la limpieza en su deporte, uno de los más perjudicados por la contaminación del dopaje. Y es que la halterofilia ha sido la categoría olímpica que ha sustentado más del 40% de los nuevos positivos registrados en los juegos de 2008 y 2012. Pero el testimonio y la carrera de Lydia argumentan su victoria más importante, la de la legitimidad de su actividad y del equipo español.

El centro deportivo fundado en Camponaraya, su pueblo natal, ya está dando resultados. María Emma Crespo se asoma, desde allí, como el relevo de un nombre imperecedero, que ya tiene entre ceja y ceja defender su estatus en Tokio 2020. Valentín, que no compitió en el Europeo y el Mundial del pasado curso por una lesión que le obligó a reservarse para Rio, está de celebración. "Soy un referente para la gente limpia, demuestro que con trabajo, dedicación y sin trampas se puede aspirar a una medalla olímpica. Me hace mucha ilusión inspirar a futuras generaciones", declaró, satisfecha, en medio del proceso que ya ha alumbrado dos nuevos podios olímpicos a una deportista sin parangón en España.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios