www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Gilles Kepel: El terror entre nosotros. Una historia de la yihad en Francia

Gilles Kepel: El terror entre nosotros. Una historia de la yihad en Francia

Con la colaboración de Antoine Jardin. Traducción de Silvia Furió. Península. Barcelona, 2016. 319 páginas. 20,90 €. Libro electrónico: 11,39 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

Gilles Kepel pasa por ser uno de los referentes académicos en el estudio del islam y está obra así lo corrobora. En la misma, combina análisis, diagnóstico y una propuesta de resolución de un problema mayúsculo que amenaza con destruir a las sociedades democráticas europeas: el terrorismo yihadista. Para ello, otorga prioridad a lo que viene sucediendo en su país, puesto que Francia ha sufrido diferentes ataques en los últimos tiempos. Además, se aprecian preocupantes signos de radicalización entre determinados sectores sociales.

Kepel hace un trayecto por las tres fases históricas por las que a su juicio ha transitado la yihad, señalando diferencias y semejanzas entre ellas. En este recorrido el lector observará cómo el carácter mediático (debido a su letalidad) del que disfrutaba Al-Qaeda ha cedido su lugar al Daesh, cuyos métodos de reclutamiento explica el autor con precisión así como la repercusión principal derivada de los mismos: la movilización, fenómeno que la organización de Bin Laden fue incapaz de lograr. Al respecto, el salafismo consigue pescar en internet a los jóvenes un poco perdidos en busca de absoluto. Les ofrece, […], el calor de un grupo de iguales que rompe el aislamiento, previo a la exaltación de un ideal destinado a ‘cambiar la vida’…gracias al compromiso con la yihad para vencer al mal y establecer el reinado del bien” (p. 182).

Para obtener dicha movilización, la propaganda emitida por el Daesh emplea de manera oportunista un discurso victimista en el cual, supuestas agresiones al Islam, se elevan a la categoría de ofensas que exigen ser saldadas (como sinónimo de vengadas) de inmediato (por ejemplo, la prohibición del uso del niqab en lugares públicos). Los atentados contra la revista Charlie Hebdo constituyen un buen ejemplo, aunque no el único.

El punto de partida de esta acometida liberticida lo sitúa Kepel en 2005 con la publicación de Llamamiento a la resistencia islámica global, por parte del yihadista nacionalizado español Suri. Éste proponía como estrategia: “La guerra civil en Europa, apoyada en los jóvenes musulmanes inmigrados mal integrados y en rebelión, tras adoctrinarlos convenientemente y formarlos militarmente en un campo de batalla de proximidad” (p. 68). Junto a ello, el autor se detiene a la hora de desentrañar los perfiles de quienes cometieron los atentados en Francia, recalcando que el proceso de radicalización tuvo lugar esencialmente en las cárceles mientras que el adiestramiento se produjo en los viajes realizados a Siria o Irak.

El país galo había pensado que, al contrario que España o Reino Unido, era inmune a los ataques terroristas, de ahí que cuando se empezaron a producir aquéllos, en particular a partir de 2012, los servicios de seguridad hayan sido los grandes cuestionados. Para Kepel: “Podemos formular la hipótesis de que el nuevo modelo de terrorismo islamista no ha sido asimilado por los servicios de seguridad, que vivían del balance halagüeño de dieciséis años sin atentados, fruto de una gran eficacia en la lucha contra la segunda oleada de yihadismo, la de Al Qaeda(p. 141).

Finalmente, cabe detenerse en un asunto fundamental y es que Francia es el Estado de la Unión Europea que más combatientes ha aportado al Daesh, sin olvidar la proporción notable de conversos. Como se concluye, el país vecino tiene un problema importante dentro de sus fronteras, un problema que su clase política no solo no ha sabido resolver sino que lo ha empleado en ocasiones para obtener réditos electorales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.