www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MANIOBRA POLÍTICA CONTRA MARIANO RAJOY

miércoles 19 de abril de 2017, 11:33h
Está claro que sus rivales políticos han puesto en marcha una maniobra para asaltar...
Está claro que sus rivales políticos han puesto en marcha una maniobra para asaltar las trincheras de Moncloa y hacer saltar a Rajoy. Como el presidente les ha derrotado reiteradamente en las urnas, la agresión se ha perpetrado a través del poder judicial, cada vez más penetrado por algunos partidos políticos.

La fórmula parece clara y está cada vez más extendida. Al rival de turno se le acusa de corrupción aprovechando a un juez favorable al denunciante. Una vez producida la imputación, se presiona mediática y políticamente para forzar la dimisión del denunciado. Lo de menos es el fondo de la corrupción; lo de mas es derrotar al rival. Este tipo de maniobras, que a veces se desencadenan desde dentro del propio partido para eliminar a un correligionario y ocupar su puesto, se encuentran a la orden del día y algunos analistas sagaces las han denunciado como parte de las jugadas que se proyectan sobre el tablero político español.

Mariano Rajoy está al cabo de la calle de las maniobras torticeras. Después de tantos años, resulta que el juez le cita ahora como testigo en el caso Gürtel. Los rivales políticos del presidente se frotan las manos. Parece claro que las salpicaduras de la corrupción y la pena de telediario mancharán de una forma u otra la imagen del presidente. No quiero entrar en el fondo de la cuestión. Lo de menos en este momento es si hay o no una responsabilidad penal o política de Mariano Rajoy en el caso Gürtel. Lo de más es que se ha desencadenado una operación por la vía judicial para colocar al presidente en la frontera de la dimisión. Y no se trata solo del PSOE y Podemos. También Ciudadanos ha anunciado que exigirá a Mariano Rajoy que se vaya si el juez dictara imputación o investigación.

El presidente del Gobierno ha demostrado especial habilidad para sortear este tipo de acosos. Veremos cómo sale de él. Hay expectación en el mundo político. Las espadas están en alto.