www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS EUROPEÍSTAS, ATERRADOS

lunes 01 de mayo de 2017, 12:48h
Todavía la distancia es muy grande. Pero las cosas no pintan como cuando Chirac en la segunda vuelta barrió al padre de...

Todavía la distancia es muy grande. Pero las cosas no pintan como cuando Chirac en la segunda vuelta barrió al padre de Marine Le Pen. Los europeístas están aterrados. Cada día que pasa baja un poco Macron y sube la candidata de extrema derecha. Se mueven ya en el 60 a 40. Y falta una semana.

La sensatez y el buen sentido están con la Europa unida, con el euro y con Schengen. A pesar de las crisis, la prosperidad europea es el foco que atrae a inmigrantes de todo el mundo. Los refugiados son cuestión aparte. Una victoria de Marine Le Pen, muy improbable pero ya no imposible, significaría, tras el brexit, una tragedia para los europeístas. La lideresa de ultraderecha haría todo lo posible para devastar a la Europa unida. Incluso ha hablado de fracturar la moneda común de los europeos y, por supuesto, organizaría un referéndum especialmente inquietante.

Marine Le Pen está actuando con inteligencia para fracturar el frente común de los partidos demócratas contra ella. Lo probable es que no lo consiga y también que pierda las elecciones. Pero la alarma ha cundido porque el resultado no está tan claro como al concluir las primarias. La lideresa apela a la extrema izquierda de Mélenchon, que se muerde la cola con el Frente Nacional. El denominador común de la extrema derecha y la extrema izquierda es liquidar el sistema. Luego vendría la lucha feroz entre ambos extremismos con atroces resultados para Francia.

Quedan solo unos días. La elección en el país vecino condiciona a todos los europeos que no pueden votar en las elecciones francesas. Si lo hicieran, Marine Le Pen estaría ya sentenciada. Sin embargo, la realidad es que la incertidumbre crece y la preocupación, cuando no el miedo, también. Nadie quiere pensar en lo que ocurriría si Marina Le Pen se alzara con el triunfo.