www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POCO A POCO

Para una Guerra Mundial presione 'Enter'

lunes 15 de mayo de 2017, 17:38h

El ciberataque masivo que todavía hoy sigue haciendo estragos por medio mundo ha vuelto a poner de manifiesto el enorme peligro que se esconde tras la red de redes. Con una sociedad, tanto a nivel civil, empresarial y gubernamental, cada vez más interconectada, los riesgos que entraña la guerra digital es cada vez más notable y sus consecuencias más gruesas.

Esta vez han sido objetivos esencialmente económicos. Desde Reino Unido a Rusia, desde España a Taiwán, miles de empresas y organismos se han visto infectados por el randomware de la discordia que ha secuestrado miles de datos privados. Sin embargo, no pasa por alto que las empresas del sector y los mismísimos servicios de inteligencia más punteros del planeta advierten cada vez más del creciente número de ataques que sufren enclaves estratégicos.

El futuro ya está aquí y la guerra de trincheras es cada vez más cosa de los libros de historia. Ahora un adolescente encerrado en su habitación de cualquier suburbio del globo puede causar estragos. Desde un programa de misiles, los controles de un caza, el sistema de semáforos de una ciudad entera, la red de telefonía o las compuertas de una presa, hay miles y miles de puntos débiles donde hacer verdaderos estragos a un país.

Imagine que en vez de infectar la red de Telefónica o Iberdrola, un hacker o grupo de ellos lograse desconectar España durante un único día. 24 horas de colapso. El caos sería absoluto. Desde telecomunicaciones, finanzas, tráfico terrestre, aéreo y marítimo y un sinfín de servicios que damos por sentados pero que de ser objetivo de los terroristas digitales, pues el término pirata ya queda atrasado, podrían trasladar a cualquier estado hasta antes de la Edad de Piedra.

Los servicios de inteligencia y seguridad de todos los países occidentales saben de esta amenaza y año tras año redoblan sus esfuerzos por combatir esta amenaza en la sombra. No es fácil, pues el enemigo es invisible, tremendamente hábil y escurridizo. Se esconde en eso que se conoce como la web oscura y donde sucede el 90 por ciento de toda la actividad de Internet, ilegal, o como mínimo alegal, en su mayoría.

Es necesario concienciar a la opinión pública de la gravedad de esta amenaza y de las consecuencias que podría traer consigo, al tiempo que urge una mayor colaboración transnacional entre países que, irónicamente, muchas veces se agreden entre sí a través de estos medios. Si la amenaza es global, si no atiende a fronteras ni nacionalidades, la respuesta también debería ser así. De lo contrario, es intentar coger el viento con las manos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.