www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GANÓ EL PSOE

martes 16 de mayo de 2017, 13:01h
A los pocos minutos de concluido el debate de las primarias, ya podía leer el seguidor de El Imparcial mi artículo Al aire libre con la valoración...

A los pocos minutos de concluido el debate de las primarias, ya podía leer el seguidor de El Imparcial mi artículo Al aire libre con la valoración de lo que había ocurrido. Ahora, después de detenerme en las informaciones y los comentarios, en buena parte sesgados, de los periódicos impresos y digitales, tengo la impresión de que se consolida la idea de que el gran derrotado en el debate es el PSOE. Pues no. La Gestora dio un ejemplo de transparencia y juego democrático al organizar el encuentro entre los tres candidatos. Y además el PSOE se ha beneficiado de un amplio eco en todos los medios hablados y audiovisuales, aparte de ocupar las portadas de la mayoría de los diarios impresos y digitales. El Partido Socialista ha pasado del ninguneo y el segundo plano a la máxima relevancia. No, no ha perdido el PSOE. Ha ganado.

La expectación ante la votación del domingo crece. No solo el PSOE, también en alguna manera España y Europa se juegan mucho entre que gane Susana Díaz, socialista, demócrata y constitucionalista, o que se alce con la victoria Pedro Sánchez, que tiene los brazos abiertos a la extrema izquierda antisistema.

“¿Le conviene a ese tóxico e infame PP -preguntó Susana Díaz- el candidato que ha perdido dos veces o la candidata que le ganó por más de diez puntos?” Parecería lógico que los militantes apostaran por la vencedora y sin embargo no está claro que lo hagan así. A pesar de los estrepitosos fracasos de Pedro Sánchez en las elecciones generales del 20-D y del 26-J, que redujeron a 85 escaños el valor del partido, las encuestas subrayan día tras día la crecida del fracasado frente a la vencedora. Susana Díaz vapuleó a Sánchez y López estuvo sobresaliente. Pero veremos qué pasa el domingo. Tal vez a la lideresa las cosas le irían mejor si combatiera seriamente al PP en lugar de insultarlo calificándole de “tóxico e infame”.