www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO IGLESIAS–PEDRO SÁNCHEZ: EL ABRAZO DEL OSO

jueves 18 de mayo de 2017, 12:46h
Con tal de convertirse en presidente del Gobierno, Pedro Sánchez está dispuesto a todo, desde pactar con la extrema izquierda a aceptar...

Con tal de convertirse en presidente del Gobierno, Pedro Sánchez está dispuesto a todo, desde pactar con la extrema izquierda a aceptar el apoyo de los grupos secesionistas catalanes. A cambio de ceder vicepresidencia, ministerios de relieve, RTVE y el CNI, Pedro Sánchez llegó a un acuerdo enmascarado pero real, según desveló el juez Vidal, con el partido de extrema izquierda antisistema Podemos. Para destacados dirigentes socialistas, ese abrazo Iglesias-Sánchez es el del oso. En poco tiempo, el petulante dirigente socialista quedaría ahogado por las maniobras podemitas. A Pedro Sánchez le da igual que el PSOE sea subsumido por Podemos y que, de hecho, resulte abducido por las maniobras podemitas. Solo le preocupa su ego personal. El Pasok griego o el Partido Socialista francés son ejemplos de lo que, si retornara Sánchez, podría ocurrirle al centenario partido que engrandeció un hombre de Estado llamado Felipe González.

José Bono, uno de los líderes socialistas más sagaces, de sólido prestigio en toda España, ha declarado que “Pedro Sánchez no puede coser el PSOE: tiene aguja pero no hilo”. Junto a esta descalificación, el expresidente del Congreso de los Diputados añade, conforme a la entrevista de Daniel Basteiro: “Solo desde la impostura se puede pretender gobernar con 85 diputados”.

Afirmaciones tan diáfanas le entran a Pedro Sánchez por un oído y le salen por el otro sin romper ni manchar su cerebro. El exsecretario general juega a otras cartas que desdeñan el interés de España y el del PSOE y se ciñen como la carne al hueso, al puro y duro, al descarado interés personal.

Sin embargo, las demoras y aplazamientos de Susana Díaz han robustecido a Pedro Sánchez y, a pesar de la volatilidad y las contradicciones de las encuestas, no está descartado como vencedor de las primarias del domingo. Eso significaría una hecatombe para la vida del PSOE, también para la de España. La zozobra, en fin, acompañará el próximo domingo al sector más responsable de la política y la sociedad españolas hasta saber qué han decidido los militantes del PSOE, cercados desde hace unas semanas por la posverdad de Pedro Sánchez.