www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY Y LA MOCIÓN DE CENSURA

viernes 19 de mayo de 2017, 11:09h
Podemos ha presentado finalmente la moción de censura en el Congreso de los Diputados...

Podemos ha presentado finalmente la moción de censura en el Congreso de los Diputados. El pasado día 16, Luis María Anson publicó un artículo en el diario El Mundo que provocó reacciones en los medios políticos madrileños. La reflexión que Anson hace sobre los artículos 113 y 115 de la Constitución cobrarían especial relieve si Pedro Sánchez venciera en las primarias del PSOE. Reproducimos a continuación el artículo del presidente de El Imparcial.

“Conforme al artículo 113 de la Constitución, “el Congreso de los Diputados puede exigir la responsabilidad política del Gobierno mediante la adopción por la mayoría absoluta de la moción de censura”, que “debe ser propuesta al menos por la décima parte de los Diputados, y habrá de incluir un candidato a la presidencia del Gobierno”. “La moción de censura no podrá ser votada hasta que transcurran cinco días desde su presentación. En los dos primeros días de dicho plazo podrán presentarse mociones alternativas”.

Y si esta última frase resulta relevante en la situación actual, todavía es más relevante lo que establece el artículo 115, según el cual el presidente del Gobierno no podrá disolver las Cámaras y convocar elecciones generales “cuando esté en trámite una moción de censura”.

El anuncio de Pablo Iglesias de que presentará moción de censura no era un despropósito, aunque la tensión que en los últimos días se ha producido con Pedro Sánchez tal vez haya desbaratado la maniobra. Si Podemos presentara antes de las primarias socialistas del domingo la moción de censura, Rajoy no podría decretar la disolución de las Cortes ni convocar elecciones generales hasta que se sustanciara el trámite censor.

Pablo Iglesias tiene un sentido televisivo de la política. Algunos se pitorrean de sus disparates, pero el bebé de la Bescansa acaparó la atención de los medios cuando se formó el Congreso con la presencia por primera vez de Podemos. Fue un despropósito provocador pero Iglesias consiguió su propósito de que se hablara de él y de Podemos. Lo mismo hizo cuando el Partido Popular convocó su congreso para febrero pasado. El líder podemita contraprogramó las mismas fechas para el suyo, se inventó una trifulca con Errejón y abrió durante varias semanas los telediarios, oscureciendo el envite político de Rajoy y sus populares.

Como Pedro Sánchez para ganar en las primarias no puede darse el pico con Pablo Iglesias, tal vez se aplace la maniobra censora. Está claro, sin embargo, que, una vez en trámite esa moción en el Congreso de los Diputados, Rajoy no podría disolver las Cámaras ni convocar elecciones anticipadas, situación alarmante si Pedro Sánchez (que anunció ayer en el debate audiovisual su propósito de liquidar a Rajoy de forma inmediata) se alzara con el liderazgo del PSOE, retornará a la secretaría general dispuesto a todo, tras las vejaciones y las humillaciones que ha sufrido. El presidente popular solo dispone en el Congreso de los Diputados de 137 escaños seguros, 170 probables. El pacto con el PNV nada más concierne a los Presupuestos Generales del Estado. Si el PSOE, tras la victoria no probable pero sí posible de Sánchez, se sumara a la moción de censura, el Partido Popular se podría encontrar con 180 diputados en contra. Se trata de una especulación lejana a la realidad actual. Lejana pero no imposible. Los encuentros subterráneos entre los podemitas y los sanchistas continúan, enmascarados pero reales. Todo depende de que Sánchez recupere el peso de la púrpura en el PSOE para que esa victoria altere de fondo la política española. Solo quedan unos días para que conozcamos el grado de sensatez de los militantes socialistas al votar en unas elecciones primarias de largo alcance nacional y europeo.”

--------------------------------

En esta sección Al aire libre, Luis María Anson publicó el pasado miércoles el artículo que reproducimos a continuación.

LA MANIOBRA DE LA MOCIÓN DE CENSURA

El entorno del presidente del Gobierno lo tiene todo preparado para, en caso de ganar Pedro Sánchez en las primarias del domingo, convocar elecciones generales antes de que el líder socialista presente una moción de censura.

De acuerdo o no con Sánchez, aunque las negociaciones enmascaradas entre Podemos y un sector del PSOE son un hecho, Pablo Iglesias podría presentar esta semana su moción de censura. Tal decisión evitaría que Mariano Rajoy pudiera convocar elecciones generales hasta que quede concluido el trámite censor. Así lo exige expresamente el artículo 115 de la Constitución.

Aún más, en los dos primeros días hábiles tras la presentación de la moción de censura, y conforme al artículo 113 de la Carta Magna, “podrán presentarse mociones alternativas”. ¿Por qué no una encabezada por Pedro Sánchez y, además, con el apoyo de Podemos y, aún sin negociarlo, con el de las agrupaciones secesionistas? En menuda trampa habrían caído los dirigentes del Partido Popular.

Claro que todo esto no es más que una especulación y lo probable es que semejante maniobra no vaya adelante, entre otras razones porque, de acuerdo con los sondeos, y aunque por escasa diferencia, Susana Díaz terminará derrotando a Sánchez. Pero si esto no fuera así, la espada de Damocles, en caso de que Pablo Iglesias presente su moción de censura este fin de semana, pendería sobre la cabeza de Mariano Rajoy. Pedro Sánchez ya ha anunciado que, si resulta vencedor en las primarias, exigirá de forma inmediata al presidente del PP que abandone la Moncloa.