www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO IGLESIAS SE FROTA LAS MANOS: LA VICTORIA DE SÁNCHEZ ABRE LA LIQUIDACIÓN DEL RÉGIMEN DE LA TRANSICIÓN

domingo 21 de mayo de 2017, 22:20h
Casi todos le dieron por muerto políticamente cuando Felipe González denunció de forma agresiva y pública que había sido engañado y...

Casi todos le dieron por muerto políticamente cuando Felipe González denunció de forma agresiva y pública que había sido engañado y preparó, según algunos, aquel fin de semana en Ferraz durante el cual Pedro Sánchez fue escabechado y sometido al ludibrio general. Sin embargo, el muerto que todos mataron resulta que tenía una excelente salud.

La torpeza inenarrable de Susana Díaz, la tardanza en dar el sí a sus aspiraciones a la secretaría general y la endeblez de sus propuestas, la han conducido en volandas a una derrota que encumbra a Pedro Sánchez.

El nuevo secretario general está dispuesto a abrazar al oso podemita, que terminará asfixiándole. Con los votos de Podemos y con los de las agrupaciones secesionistas, Pedro Sánchez puede convertirse en presidente del Gobierno. La presentación de la moción de censura el pasado viernes por parte de Pablo Iglesias, tal vez sea el resultado de un acuerdo subterráneo entre los dos líderes. Tal vez, no. Pero Mariano Rajoy lo tenía todo preparado para convocar elecciones generales anticipadas si Pedro Sánchez vencía en las primarias. No puede hacerlo hasta que concluya el proceso de la moción de censura. Los artículos 113 y 115 de la Constitución son inequívocos.

Aún más, hasta el martes se pueden promover nuevas mociones de censura o modificar la que está en marcha. La absurda prepotencia del Partido Popular y la ceguera de sus líderes al no prever lo que se preparaba y que algunos anticipamos, puede concluir en la rechifla general de la opinión pública hacia Mariano Rajoy si Pedro Sánchez se alza con la presidencia del Gobierno e instala sus posaderas en la silla curul de Moncloa. Quizá exista algún recoveco que pueda abortar la maniobra, pero los catedráticos de Derecho Constitucional a los que he consultado no lo conocen. Tal vez Sánchez decida retrasar la moción de censura y eso permitiría a Rajoy maniobrar a tiempo.

En todo caso, el nuevo secretario general del PSOE cuenta con un colaborador que es un peso pesado de la política y un hombre sagaz y moderado: Josep Borrell. En su persona reside la esperanza de muchos de que Sánchez no lo eche todo a rodar.