www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Trump y el cambio climático

martes 13 de junio de 2017, 20:04h

A los señores miembros de la Asamblea General de la ONU:

Los abajo firmantes, fabricantes de candelas, velas, lámparas, candeleros, faroles, apagavelas, apagadores, así como de sebo, aceite, resina, alcohol y en general de todo lo que se refiere al alumbrado natural, pedimos protección contra la competencia desleal que nos hacen los que están en contra del cambio climático.

El cambio climático, como es comúnmente aceptado entre la comunidad científica internacional, es una variación en la estadística de los patrones meteorológicos durante un periodo que abarca varios millones de años y puede referirse tanto al promedio como a la modificación temporal de los mismos. Estas variaciones se elaboran pese a los posibles errores en los modelos, a las limitaciones en la capacidad de procesamiento, al escaso conocimiento o hasta la indisponibilidad de las observaciones, y pese a que hay fenómenos en pequeña escala que solo están recogidos de forma aproximada o muy escasa.

Los que estamos en contra de los que están en contra de atribuir un origen humano al cambio climático decimos que eso perjudica la concienciación y la uniformidad en la universalización de la respuesta a la problemática climática; como por ejemplo hace Donald Trump, quien también está en contra del Acuerdo de Paris, que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (p.e. el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano, el oxido de nitrógeno y el ozono) sin los cuales la temperatura promedio en la superficie de La Tierra sería de −18 °C. Aunque, como es popularmente conocido, lo peor no es el frío sino el viento.

El cambio climático puede atribuirse a los mencionados factores humanos, pero también se puede originar por factores bióticos o tectónicos o volcánicos o solares. Tomemos por ejemplo uno de los más sobresalientes, que es la variación del brillo solar, o sea las fluctuaciones en la cantidad de energía emitida por el Sol. Estas variaciones se pueden dar tanto en la luminosidad como en el viento solar o en el campo magnético, las cuales se pueden calcular a partir de modelos de evolución de las estrellas.

Actualmente se sabe que en los primeros momentos de existencia de la Tierra, el Sol emitía solo el 70 % de la energía que desprende hoy y la temperatura de equilibrio en nuestro planeta era de -41 °C. O sea que hacía un frío que pelaba. Pero eso, curiosamente, no fue obstáculo para que hubiera vida desde hace 3.800 millones de años. La explicación a este fenómeno resulta que solo puede ser que entonces había una atmósfera con mucha más concentración de CO2 que la actual, o sea con más efecto invernadero, o por decirlo de otra manera, que había más contaminación que ahora, lo cual nos deja además de helados, totalmente atónitos.

Como, a pesar de los malabarismos que pretende hacer entre el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza y el mundo de las finanzas, no hay forma ni de entender ni de entrar en calor leyendo el Acuerdo de Paris, pues el artículo 2º dice que su objeto es a) Mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2º C con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5º C con respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que ello reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del cambio climático; b) Aumentar la capacidad de adaptación a los efectos adversos del cambio climático y promover la resiliencia al clima y un desarrollo con bajas emisiones de gases de efecto invernadero, de un modo que no comprometa la producción de alimentos; c) Elevar las corrientes financieras a un nivel compatible con una trayectoria que conduzca a un desarrollo resiliente al clima y con bajas emisiones de gases de efecto invernadero.”

Y como EEUU se ha dado de baja del citado Acuerdo y Donald Trump ya ha firmado una orden ejecutiva con medidas que suponen el abandono de las restricciones a las emisiones contaminantes de la explotación de petróleo y gas en terrenos públicos y elimina la obligación de tener en cuenta el impacto ecológico, y aunque la Unión Europea y China consideran que la acción climática y la transición hacia energías limpias es un imperativo más importante que nunca, sin embargo no han logrado ponerse de acuerdo sobre la economía de mercado.

Solicitamos:

Que tengan vds. a bien hacer una ley para eliminar cualquier forma de aprovechamiento directo de la energía de la Naturaleza, y ordenen el cierre de todas las ventanas, tragaluces, pantallas, contraventanas, postigos, cortinas, cuarterones, claraboyas, persianas, aberturas, huecos, hendiduras y fisuras en general, por las que la luz del Sol tiene la costumbre de penetrar en las casas, de tal manera que vivamos totalmente a oscuras.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Trump y el cambio climático

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    5452 | Patricio Carrasco Lorente - 14/06/2017 @ 16:43:39 (GMT+1)
    Enhorabuena por su artículo.
    Por favor, nos gustaría que hablase sobre el PLAN B de nuestros amigos del IPCC sobre poner en marcha la Geoingeniería en su fase GRS a nivel Global con la excusa de mitigar el Cambio Climático.
    Gracias.
    Patrico Carrasco.
    Salvemos la Biosfera.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.