www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

entrevista

Robert Redford: "De pequeño llamaba la atención por lo horrible que era"

miércoles 02 de julio de 2008, 21:54h
Todo el mundo habla bien de usted..
Te acepto el cumplido, porque a mi edad es a lo poco que ya puedo aspirar…

No me diga que no se ve aún atractivo...
Nunca me ha preocupado en exceso mi físico, creéme. He soportado durante años que me considerarán un galán. Al principio tenía su gracia, pero con el tiempo me ha resultado muy pesado de aguantar. Te aseguro que si me preocupara por mi aspecto, haría algo con mi pelo. Cada día está más canoso…


Le hace muy atractivo… ¿Ya nació así de agraciado?
No te lo vas a creer pero de pequeño llamaba la atención por lo horrible que era. Pecoso y pelirrojo, mi color de pelo era motivo de mofa por parte de mis amigos, pero nunca me importó. Lo de la estética es algo que no me quita el sueño.

Con el paso de los años, ¿uno empieza a aceptar su edad?
No te voy a negar que cuesta, pero no estoy dispuesto a retener mi juventud para regocijo de los demás. Cada arruga de mi cara es mi agenda, mis señas de identidad. No me obsesiona estar atractivo hasta el final de mis días. El día que transforme mi físico, por un antojo, habré atacado frontalmente mi dignidad. Y eso es algo a lo que no estoy dispuesto, salvo que sea algo necesario por salud. Si empiezo a alterar quien soy, ¡estoy perdido!

¿Ya es consciente de que forma parte de la historia del cine?
¿De verdad crees que eso es así? Me da mucho pudor que la gente piense que siempre he obrado correctamente, que cada trabajo realizado ha sido para dejar huella. He tenido suerte en mi vida, he acertado más veces de las que me he equivocado, pero nada ha sido premeditado. Sé el sitio que ocupo en el cine, pero no me obsesiona ni quiero que me condicione a la hora de trabajar.

¿Le ha costado demostrar que belleza puede convivir con el talento?
A mi físico le han dado más importancia los demás que yo. Durante mucho tiempo, me molestó bastante que la gente sólo viera en mí “al rubio atractivo”, así que decidí dejar de firmar contratos publicitarios y me dediqué a demostrar que había algo detrás de mi color de pelo. Así conseguí que me tomaran más en serio.



¿Redford actor se lleva bien con Robert persona?
Tengo mis días. A veces no le soporto, otras me aburre enormemente. Creo que soy bastante impaciente con él y le paso pocas cosas. Esa dualidad la vivo desde joven. Luchar con él siempre me ha motivado mucho…

¿Cuándo supo que iba a llegar lejos?
Lejos, lejos... cuando soñaba despierto. De joven, había algo dentro de mí que me decía que iba a conseguir algo importante en la vida. No sabía qué, pero el destino me tenía preparado algo que me haría destacar sobre los demás... Te parecerá que soy un arrogante, pero te mentiría si te dijera que no lo pensé. Y ya tengo muchos años para ocultar ese tipo de cosas.

¿Y si no hubiese conocido el éxito?
(Risas) No sé qué habría sido de mí, la verdad. Cuando decidí que la interpretación era mi vida, concentré todas mis energías en crecer siendo un buen actor. Si le haces esta pregunta a mis hermanos y familiares, te dirían que yo nunca llegaría a ser nadie porque yo apuntaba para holgazán (risas). Yo era muy vago, no paraba quieto, iba vagabundeando de un sitio a otro y lo único que hacía era meterme en líos.


Así que, apuntar buenas maneras, nada de nada..
Era esa época de mi vida en la que no sabía qué hacer. Devoraba la vida y quemaba etapas sin medida. Estuve muy perdido, no sabía cuál era mi lugar y lo único que quería era vivir al límite. En más de una ocasión me lancé al abismo. Fui un joven muy tremendo, con tan sólo 19 o 20 años bebía muchísimo, lo probaba todo, me gustaba llegar al final de todo para saber qué pasaba…y apuré demasiado los riesgos.

¿Sabe que muchas le ven como la reencarnación del hombre perfecto?
Después de todo lo que te he contado, van a cambiar de opinión al instante (risas). Estoy lleno de imperfecciones y de defectos. Soy un cúmulo de contradicciones y tengo un lado oscuro un poco preocupante.

Es bueno tener defectos..
Son demasiados. No soy el hombre sano que aparento, fumo mucho, bebo, no estoy felizmente casado,aunque sí tengo a mi lado una pareja que me entiende, pero estoy divorciado. ¿Quieres que siga?

No me da pena. Todo eso le hace más humano..
Lo malo es que la gente no cree que lo eres. Esta profesión hace que los demás piensen que eres un superhombre, sin problemas, sin defectos... Y no es así.

¿Por eso preserva celosamente su vida privada?
Es lo único que me queda para mí. Mi único patrimonio es lo que ocurre detrás de las puertas de mi casa. No me gusta hablar de mi vida personal porque yo elegí este trabajo, la fama, las críticas... pero los que me rodean sólo han elegido estar a mi lado, no las consecuencias que eso conlleva. A la gente que amo no puedo obligarles a soportar la presión de mi popularidad.

¿Ha habido momentos de “tirar la toalla”?
Yo he perdido el ánimo muchas veces, pero también he sabido recuperarlo. Soy un buen deportista, así que estoy acostumbrado a competir, por eso nunca me he dejado vencer por el desánimo. He sobrevivido a todo.



Y eso le ha convertido en un mito...
No lo creo. Lo que sé es que todo está hecho, ¿no? Lo bueno y lo malo de Robert Redford ya está registrado en el cine. Lo único que me queda es vivir con intensidad el tiempo que me queda. Y espero que sea mucho…