www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

Trump ha acribillado a su fiscal general, Jeff Sessions, cuyo cargo pende de un hilo

Trump ha acribillado a su fiscal general, Jeff Sessions, cuyo cargo pende de un hilo

martes 25 de julio de 2017, 23:28h
La salida del fiscal de la investigación sobre la injerencia rusa ha desencadenado descalificaciones del presidente.

En marzo, Jeff Sessions, fiscal general elegido por Donald Trump, publicó su intención de mantenerse al margen de la investigación sobre la presunta corrupción e injerencias que el Kremlin efectuó en las presidenciales que dieron con el magnate en la Casa Blanca. El aliado capital del millonario durante la campaña electoral decidió desmarcarse del asunto que ha enfangado a la familia del presidente en todos sus meses de mandato.

Sin embargo, sólo la pasada semana demostró el jefe del Ejecutivo e Estados Unidos su molestia ante la actitud de su socio. En una entrevista concedida al The New York Times explicó, ni más ni menos, que si hubiera sabido que Sessions iba a apartarse de la investigación sobre los nexos de los Trump y su equipo con Rusia no le habría designado como el mandatario del Departamento de Justicia.

Además, con un lenguaje vehemente, el magnate expuso que su compañero no le avisó de su decisión de huir de los fantasmas de la trama rusa. Y, a partir de ahí, no ha dejado de dedicar descalificativos a su propio fiscal general. Incluso este mismo martes le ha acusado de haber asumido una posición "muy débil" ante los "crímenes" de Hillary Clinton. Todo ello bajo el sarcástico hashtag de "acosado", un estado que ha denunciado sufrir Sessions.

El caso es que el dirigente se encuentra en una posición de conflicto, en la que reflexiona sobre renunciar para mantener su nombre o someterse a los mandatos de Trump a costa de la independencia que define el cargo que ocupa.

"Sessions está atascado en su posición. Si se retira, da una imagen de debilidad. Si se queda, parece un simple 'caniche' del presidente Trump. No hay victoria posible para Sessions", ha analizado Steffen Schmidt, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Estatal de Iowa, en el mismo día en que la Casa Blanca ha especificado que mantiene en suspenso la decisión sobre el cese del fiscal general.

Michael Cornfield, profesor de la Universidad de George Washington, ha aportado una visión periférica a la situación y considera que el presidente busca apartar la atención de la investigación de su familia -su yerno y primer hijo están en el foco de la sospecha en los días precedentes-, usando a Sessions como velo. "Trump quiere echar la culpa de la investigación rusa fuera de su familia y Sessions es el objetivo más cercano", ha diagnosticado Cornfield.

Ya se barajan nombres para sustituir al fiscal general. El senador Ted Cruz, antiguo rival de Trump en las primarias republicanas, y Rudolph Giuliani, exalcalde de Nueva York y fiel aliado del mandatario, sobresalen de la nómina de candidatos. Pero ni Trump ni el Departamento de Justicia han mencionado el tema. Sólo el nuevo director de comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, clarificó este martes que "pronto" habrá una decisión, sin detallar más.

La supresión del equipo de Gobierno de Sessions se uniría a la sorpresiva del exdirector del FBI James Comey -sacado de eje el 9 de mayo- y constituiría un huracán que podría aliar a demócratas y republicanos contra el presidente, al que reclamarían respuestas sobre el despido. Si se llegara a confirmar la sustitución del fiscal sería el "número dos" del Departamento de Justicia, Rod Rosentein, el que asumiría el cargo de manera provisional.

Pero también ha circulado la hipótesis de que Trump use a Sessions o a Rosenstein para despedir al fiscal especial Robert Mueller. Este nombre es un pomposo exdirector del FBI que se encuentra investigando la injerencia de Putin en las presidenciales y la posible cooperación entre miembros del equipo del magnate y Rusia. Pero si esto fuera cierto, los analistas auguran una crisis similar a la que provocó el presidente Richard Nixon cuando en la llamada "Masacre del sábado noche" destituyó al fiscal especial encargado de investigar el escándalo Watergate. Y, en todo caso, Sessions no sería el único fiscal general despedido por el presidente, que ya echó a Sally Yates or rebelarse contre el veto a refugiados y nacionales de seis países de mayoría musulmana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.