www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

México: números turísticos y desafíos

martes 01 de agosto de 2017, 20:19h

La noticia es llamativa y puede ser sumamente esperanzadora: comunica la Organización Mundial de Turismo (OMT) que México alcanzó el octavo lugar en visitantes internacionales al año. Claro, repite lo que el gobierno priista le indica.

Ya pasando la lupa sobre los datos hay que puntualizar en ellos, pues asoman algunos asegunes y destacan avances –que no son necesariamente gracias al gobierno Peña Nieto– poniendo la nota en su justa dimensión, tratándose de listados siempre cambiantes. No sea que los despistados vean en esto a un candidato a la presidencia de México en la figura del secretario de turismo. A un improvisado como él, ni meterlo.

México ha sido desde hace muchas décadas un país muy atractivo para el turismo y ha trabajado sostenidamente en ello; y su principal atractivo ha sido y sigue siéndolo su identidad cultural –rica, milenaria, diversa– perfectamente diferenciada en la región latinoamericana y desde luego, muy bien promocionada. Sume usted algo más novedoso bien combinado: el Sol, el mar y la playa. La mezcla es muy favorable, permítame expresarlo, pero no suficiente ni se limita a ello. Mas lo tengo dicho: Europa compite con majestuosas y monumentales catedrales góticas, pero las playas… las playas son mexicanas. Y todo es perfectible, sin lugar a dudas y requiere de un tesón inquebrantable para mejorarlo.

Los mexicanos han trabajo tesoneramente por décadas para ser un país anfitrión óptimo y no cejan en el intento. Ayuda el carácter de su gente. México es un referente turístico permanente. México es el segundo país más visitado de América, primero latinoamericano y primero de habla hispana, visitado después de España.

Hace algunos años un conocido español me expresaba que acudió a la primera marca mexicana de turismo: Acapulco, y le pareció que contaba con una infraestructura algo antigua. Cierto, porque Acapulco ya era punto turístico mundial en los años 50, con un fuerte impulso en los 80, cuando aún Barcelona no pintaba nada. Hay que tenerlo en cuenta y no olvidarse de ello. La modernidad barcelonesa le viene de posicionarse a raíz de prepararse para el ‘92 y en torno a, o sea antier, y eso es sabido por todos, sin olvidarnos del impulso que supuso ingresar en la actual UE.

Porque se trata de procesos largos y conviene señalar que lo importante radica en que no se ha dejado de mejorar y de incrementar la oferta y las posibilidades turísticas en todos los rubros. En España y en México. Hay un desarrollo sostenido en materia turística en ambos países, identificable en etapas y manifestaciones según ha correspondido en cada periodo. Y lo abarca todo como política pública turística: desde la conectividad o la mejor redacción de una cartela en un museo, hasta optimizar la señalética o una adecuación oportuna de horarios de funcionamiento. Todo.

El octavo sitio mundial es llamativo porque México no es parte de un estructurado circuito internacional turístico, favorecido por las distancias acortadas europeas; empero México está presente de manera continuada y sostenida, sin ser parte de y aun pudiendo considerársele un país lejano. La lista difundida revela que la encabezan Francia (con 86,2 millones de visitantes internacionales al año), EE.UU. (77,5) y España, con 75,6 millones de visitantes, que no suelta su tercer lugar hace años, superando sus tradicionales 66 millones. Le siguen muy debajo China (59,3), Italia, Reino Unido (35.8) Alemania (35,6) y detrás de México, Tailandia y Turquía.

Si bien el sexenio anterior se planteó posicionar a México en el lugar quinto de tal listado, no lo consiguió. Más modesta en sus pretensiones, la administración Peña Nieto apostó por situar a México entre los primeros diez países más visitados. Parece conseguirlo, aunque está obviando si de verdad las personas desplazadas son nacionales o no. El conteo no está claro y las quejas por seguridad las ha evadido la presente administración. El secretario De la Madrid parece más interesado en lo que diga la OMT que el ciudadano de a pie frente a los embates del narco, por ejemplo. Tampoco nos explica porqué y cómo pasamos de los tradicionales 23 millones a 35 millones de visitantes y ¿solo internacionales cuando antes eran de ambos? ¿Y como son más? si se reconoce que la violencia ha aumentado, dado que combatirla es una acción fracasada de Peña Nieto.

Si es mérito de este gobierno que vengan más extranjeros visitantes, no lo explica y se lo calla. Porque lo que se dice en corto es que los mexicanos han llenado los lugares que dejaron de ocupar los visitantes internacionales, que cancelaron venir a México temerosos de la violencia. Entonces… ¿qué datos son los que ha informado el secretario mexicano a la OMT? Pues repito: aquella solo difunde lo que los países le transmiten. Ella no los cuenta. Y en México no hace tanto se decía que entre nacionales y extranjeros acumulábamos 23 millones y de ellos apenas una menor parte eran extranjeros. ¿Cómo dimos el brinco en nada de tiempo, si se reconocía que la cifra de nacionales era mucho mayor que la otra? Peña Nieto no lo explica y yo menos. Posiblemente ha juntado ambas y eso es lo informado a la OMT.

Con dimensiones geográficas mayores a las británicas y alemanas juntas, ampliando sus polos de atracción turística, enlazando actividades recurrentes y extraordinarias al gancho turístico, México sigue trabajando por incrementar y en mejorar su infraestructura, articulando mucho mejor, ampliando las lenguas utilizadas para comunicarla. La Secretaría de Turismo comunicó que ocupábamos el lugar 15 en 2013 y aspira a que mejoremos consiguiendo otros dos lugares en el listado que nos ocupa. Ya veremos dijo el ciego, pero le advierto a usted querido lector en ambos mundos, que el ciego nunca vio y Peña Nieto se marchará en diciembre de 2018, así que va a contrarreloj en sus pretensiones de mejoría.

Retos como la diversificación que no se centre en el binomio Acapulco-Cancún, el incremento de polos turísticos o la celebración de diversas expresiones que atraigan nuevos turistas, que repitan los conocidos, es parte del esfuerzo requerido y que no acaba de emprenderse al cien. Seguimos dependiendo del turista estadounidense, pese a los incrementos de viajeros argentinos –nuestro segundo mercado de origen–. Yo al secretario De La Madrid lo veo muy limitado pensando siempre en Estados Unidos y apenas en Canadá. Se necesita gente con mucha más visión en este campo.

Los datos revelados por la OMT obvian el desafío que supone la inseguridad y la violencia. La postura del gobierno Peña Nieto es que los narcos no se meten con los turistas, cosa que desde luego que no es un consuelo. No basta, nunca ha bastado. No hace tanto que los cruceros internacionales regresaron apenas a Acapulco, punto que dejó de recibir vuelos internacionales por largo tiempo. Se requiere no mejorar la imagen de México, sino actuar en pro de ella no afectándola. Imagen al fin y al cabo, necesitamos certezas y realidades, no imágenes a embellecer ni como sí dicen los mediocres seguidores de Peña Nieto: controlamos los daños. Mejor es no causarlos, eso sí sería plausible. Si por el rubro del turismo el país ha captado en 2016 un promedio de 19 mil millones de dólares. En 2016 se registró un incremento de visitantes desde Argentina, Alemania, Japón y si apostamos a que el turismo siga siendo una fuente de ingresos, no podemos ceder, pero la seguridad ha de ser para todo el país y no solo para las zonas turísticas. No verlo así solo confirmaría la mediocridad de una política publicitaria, pero que no ha sido la óptima, muy a pesar de lo que se le informa a la OMT, que solo repite lo que le informan.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios