www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MADURO: MANIPULÓ DE UNO A CUATRO MILLONES DE VOTOS

jueves 03 de agosto de 2017, 11:36h
Ochenta años después, ha quedado al descubierto la manipulación electoral que los comunistas hicieron en España en las elecciones de 1936, conforme...

Ochenta años después, ha quedado al descubierto la manipulación electoral que los comunistas hicieron en España en las elecciones de 1936, conforme a un trabajo de investigación que no deja lugar a dudas: el que firman Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García. El marxismo-leninismo no cree en las elecciones sino en la dictadura del proletariado. Las elecciones pluralistas son un dogma político de la burguesía. Para la ortodoxia comunista hay que aprovecharse de ellas y manipularlas hasta la náusea si fuera necesario.

En los regímenes dictatoriales del siglo XXI, las elecciones solo son un maquillaje para moverse dentro de las instituciones internacionales con decoro. El caudillo bufón Hugo Chávez hizo cuantas trampas creyó necesarias para mantenerse galleando en el poder. Su sucesor, el dictadorzuelo Maduro, ha hecho lo mismo. Se descuidó hace dos años y la oposición se encaramó en la Asamblea legislativa. Para expeler a los diputados de sus escaños, los asesores cubanos del dictadorzuelo se inventaron la camelancia de la Asamblea Constituyente.

Ni por esas. El pueblo venezolano quiere libertad y paz y, a pesar de las agobiantes presiones de Maduro, no acudió mayoritariamente a votar. El dictadorzuelo creyó que anunciando el 41% de votantes salvaba la cara democráticamente. Y así lo hizo tras manipular los resultados.

No se esperaba que la empresa internacional por él contratada, Smartmatic, tendría la osadía de denunciar la trampa. Pero así ha sido. Según los controladores de Smartmatic, Maduro trampeó por encima del millón de votos. Otras empresas y asociaciones independientes han cifrado en 4.000.000 los votos aumentados por el dictadorzuelo a los verdaderamente recibidos. La agencia Reuters informó que, según los datos internos del CNE, media hora antes de que cerraran las urnas solo habían votado 3.500.000 personas. Un fracaso espectacular cuyo conocimiento se va abriendo paso mientras Maduro se desprende sin pudor de sus veladuras democráticas para actuar como lo que es: un dictadorzuelo comunista, anhelante de instalar en Venezuela un sistema totalitario como el cubano.