www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARRÁN: EL OBJETIVO ES ROMPER CON EL RÉGIMEN DEL 78

jueves 24 de agosto de 2017, 11:05h
Entre 1976 y 1978, se pasó de una dictadura de 40 años a una democracia pluralista plena. La operación se hizo con tal eficacia y habilidad...

Entre 1976 y 1978, se pasó de una dictadura de 40 años a una democracia pluralista plena. La operación se hizo con tal eficacia y habilidad que se provocó la admiración generalizada en todo el mundo. Sin traumas ni violencias, el espíritu de conciliación y concordia de los españoles alcanzó cotas máximas en el espíritu de la Transición. Desgraciadamente, y por la torpeza de varios de los gobernantes que ha padecido España, no se supo explicar a las nuevas generaciones la significación profunda de la Transición, el acierto de una operación que ha proporcionado a España el respeto internacional y un largo período de 40 años de libertad, paz y prosperidad.

Un sector considerablemente amplio de las nuevas generaciones, encauzado por Podemos y agrupaciones afines, no solo no creen en la Transición. Quieren destruir el régimen que de ella derivó. No lo afirman con veladuras o tapujos. Se expresan con completa rotundidad. Mar Ampurdanés Gutiérrez, portavoz nacional de Arrán, ha declarado: “El objetivo es romper con el régimen del 78”.

La Constitución que en aquel año se consensuó entre todas las fuerzas políticas y sociales ha resistido cuatro décadas, pero está ya radicalmente cuestionada por algunos grupos que representan a un sector cualificado de las nuevas generaciones. Si se hubiera hecho en su día una reforma constitucional inteligente, el sistema tendría otros treinta años por delante. Ahora está sometido al tiroteo de grupos como Arrán, dispuestos a fracturar todo aquello en lo que creyó la generación de la gran proeza, la que trasvasó a España desde una dictadura encarnada por el amigo de Hitler y Mussolini, a una democracia pluralista irreprochable.

Ante la situación presente, la peor fórmula es la de “no hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo”. No. Antes de que España se vea zarandeada por una situación revolucionaria extremista, se pueden hacer muchas cosas si los actuales gobernantes y la oposición constructiva se ponen de acuerdo para evitar el completo desmoronamiento del edificio de la Transición.