www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JOAQUÍN FORN, ACORRALADO

viernes 01 de septiembre de 2017, 13:41h
Y con él, el mayor de los mossos, José Luis Trapero, y el presidente de la Generalidad, Carlos Puigdemont...

Y con él, el mayor de los mossos, José Luis Trapero, y el presidente de la Generalidad, Carlos Puigdemont, el político que prepara, desde la sedición, un golpe de Estado. Resulta que los tres han mentido sobre algo que ya ha quedado claro. Los tres tuvieron noticia precisa del informe de los servicios de inteligencia estadounidenses sobre el atentado que se preparaba en las Ramblas. Así, el escrito anticipaba no solo el atentado sino el lugar donde se iba a producir. Ciertamente, no fue la CIA el informador sino el NCTC (National Counterterrorism Center), una agencia altamente prestigiosa que depende del Gobierno de Estados Unidos.

El delirante Joaquín Forn, obsesionado hasta la náusea por el proceso secesionista catalán, no quiso perder un segundo en considerar la advertencia de atentado en las Ramblas y ahora, en lugar de disculparse por el error cometido, afirma que no tenía ninguna credibilidad. ¿Ninguna credibilidad y ha ocurrido exactamente lo que le advirtieron los servicios de inteligencia estadounidenses con dos meses de anticipación? Enric Hernández, director de El Periódico, ha asegurado que fueron fuentes de la Generalidad quienes le informaron de la advertencia estadounidense sobre el atentado en las Ramblas, que no publicó la información para “no crear alarma”, creyendo que se tomarían medidas preventivas.

Lo grave no es solamente la lenidad de Forn y sus colaboradores, que han facilitado el atentado de las Ramblas del que son responsables los terroristas asesinos. Grave es también, y en alta medida, que el señor Forn mintiera a la opinión pública negando lo que ahora ha quedado plenamente confirmado.

Joaquín Forn no tiene otra salida decente que la fulminante dimisión. Pero, no. No dimitirá. Para él lo único que tiene importancia es el proceso secesionista. 16 muertos y más de un centenar de heridos es una anécdota que ha manipulado hasta la saciedad para robustecer el órdago soberanista en Cataluña. Ah, y para mayor inri, varios sindicatos de los Mossos d’Esquadra han exigido la destitución de José Luis Trapero, al que califican de “prepotente, chulo y desconfiado”.

El Gobierno de Rajoy permanece impávido ante la situación. Asegura que lo tiene todo preparado para intervenir. Pero ¿a qué espera? En estos momentos, una docena de políticos catalanes están cometiendo delito de sedición y de golpismo de Estado. Mariano Rajoy juró ante el Rey, al ocupar su cargo, cumplir y hacer cumplir la ley. ¿A qué aguarda para hacer cumplir la ley con los que cometen delito de sedición y gestionan abiertamente un golpe de Estado?