www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Paul Auster: 4 3 2 1

domingo 03 de septiembre de 2017, 19:31h
Paul Auster: 4 3 2 1

Traducción de Benito Gómez Ibáñez. Seix Barral. Barcelona, 2017. 960 páginas. 23,90 €. Libro electrónico: 12,34 €. El escritor norteamericano, autor de "La Trilogía de Nueva York", regresa a la ficción por la puerta grande con una ambiciosa obra que encierra cuatro novelas en una, cuatro personajes que son uno y diverso. El disfrute también es por cuadruplicado. Por Carmen R. Santos

Durante tres años Paul Auster, según él mismo ha confesado, aparcó toda actividad pública y se apartó del foco mediático. Ni siquiera viajó. En este tiempo, no hizo otra cosa que encerrarse en su despacho, cual monje en un monasterio, y escribir y escribir cada día laboriosa y sistemáticamente. Auster tiene en su haber una de las producciones más deslumbrantes de la literatura de hoy, no solo norteamericana sino mundial. En la mente -y en las lecturas- de todos se alojan novelas como La trilogía de Nueva York (Ciudad de cristal, Fantasmas, La habitación cerrada), Leviatán, Mr. Vértigo, o El libro de las ilusiones, sin olvidar su faceta poética (Poesía completa) y su labor como guionista y cineasta. Una producción que le ha valido reconocimiento crítico internacional, miles y miles de fieles seguidores, y prestigiosos galardones como el Premio Médicis o el Príncipe de Asturias de las Letras.

Pero Auster llevaba siete años sin dar a la imprenta propiamente una novela, aunque, por supuesto, no había dejado de escribir -dudamos de que Auster pueda vivir sin el sonido de las teclas de su máquina de escribir, que mantiene frente al asalto de los ordenadores-, centrándose en la literatura autobiográfica y memorialística: Diario de invierno e Informe del interior. Ahora vuelve y lo hace por la puerta grande con 4 3 2 1, que el propio Auster presentará este 5 de septiembre en el madrileño Espacio Fundación Telefónica (c/ Fuencarral 3) en una conversación con la escritora y periodista Marta Fernández. El acto, de entrada libre hasta completar aforo, se retransmitirá en streaming y se podrá seguir en twitter con el hashtag #4321PaulAuster.

4 3 2 1 -aparecida en inglés el pasado enero y que Seix Barral ha conseguido poner rápidamente al alcance de los lectores españoles en excelente traducción de Benito Gómez Ibáñez-, es una propuesta monumental -y no solo por su extensión, inhabitual en Auster, que alcanza casi las 1.000 páginas-, y enormemente ambiciosa, quizá la que más entre la novelística de Auster, donde, sin renunciar a su cosmovisión, presupuestos literarios y estilo, los amplia y enriquece con recursos de raigambre dickensiana y tolstiana, pues no en vano el autor estadounidense siempre ha señalado a Dickens y Tolstoi entre los clásicos que frecuenta. Su enigmático y sugerente título, 4 3 2 1, hace referencia al propio corazón de la novela y a su estructura, dividida en cuatro capítulos cada uno de los cuales se bifurca a su vez en cuatro, podríamos decir, subcapítulos. Una estructura que no es, pese a que pudiera parecerlo, enrevesada, y se accede a ella con facilidad gracias a la indudable maestría como narrador de Auster. Y que resulta muy acorde con la historia y con lo que se pretende transmitirnos.

El protagonista de 4 3 2 1 es Archibald Isaac Ferguson, “Archie”. O mejor y más exacto es decir que son cuatro los protagonistas, pues hay cuatro “Archie”, unidos por algunos elementos comunes. Así, su nacimiento el 3 de marzo de 1947 en Newark (Nueva Jersey) como hijo único de Rose Adler y Stanley Ferguson, de ascendencia judía. El patriarca de los Ferguson, y abuelo de todos los “Archie”, es un judío ruso que emigra a Nueva York y entra en su puerto el primer día del siglo XX. En Estados Unidos encontrará esposa, Fanny, que le dará tres hijos, y una nueva vida que empieza incluso simbólicamente por el cambio de nombre, pasando de llamarse Isaac Reznikoff a Ichabod Ferguson. Hecho que se nos explica nada más comenzar la novela, y en el que el azar -¡ay el azar, tan querido en el universo austeriano!-, juega su papel.

También, en las cuatro posibles trayectorias de “Archie” está presente su enamorada Amy Schneiderman, con la que vive una tórrida relación amorosa, si bien con variaciones en cada caso. Igualmente aúna a los cuatro su fascinación y práctica de la escritura, aunque desarrollada de maneras diferentes, desde el periodismo hasta la literatura. Pero, más allá de las similitudes, serán cuatro “Archie” distintos, cuatro vidas diversas, cuatro versiones que tienen mucho de cuatro brillantes bildungsroman, donde la historia personal de su protagonista, sus vivencias, se entretejen con episodios cruciales de la Historia, con mayúsculas, de Norteamérica, como la llegada a la Casa Blanca de John F. Kennedy y su magnicidio.

Naturalmente, esta estructura, además de juego literario, encierra inquietantes cuestiones. La principal es ver las dispares sendas que pueden abrirse en una vida, según se tomen unas u otras decisiones, en una mezcla que conjuga el azar y la responsabilidad en la toma consciente de esas decisiones. Desconociendo siempre, lo que añade un permanente habitar en el filo de la navaja, las consecuencias de nuestras ¿acertadas?, ¿erróneas? determinaciones. Y más todavía. De la primera tarde del abuelo de Archie Ferguson en Nueva York se nos cuenta: “Se encontró con un vendedor ambulante que ofrecía las manzanas más encarnadas, más redondas y perfectas que había visto en la vida. Incapaz de resistirse, compró una y dio un mordisco con ansia. En vez del sabor dulce que esperaba, notó un gusto amargo y extraño”. La vida, la de los cuatro Archie, la de todos, es muchas veces como esa “manzana”, que, finalmente, como se nos descubre en este pequeño pero significativo episodio, no es ni siquiera tal fruta.

Archie Ferguson nace en la misma ciudad, Newark (Nueva Jersey), mismo día, 3, y mismo año, 1947, que Paul Auster, con la única variación de un mes: el escritor en febrero y su personaje en marzo. Auster ha advertido que 4 3 2 1 no debería leerse en clave autobiográfica. No habrá que contradecirle, aunque los guiños son claros. Y ¿por qué no jugar a cuál de esos Archie es más Paul? Disfruten ustedes con el regreso a la novela del gran, y único, Paul Auster.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (17)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.