www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY, EN EE.UU.: APOYO CONTRA LA TROPELÍA CATALANA PERO LE ACONSEJARÁN QUE TRAS EL 1-O SE VAYA

lunes 25 de septiembre de 2017, 12:21h
Mariano Rajoy va a cosechar en Estados Unidos un apoyo sin fisuras a su actitud frente al órdago secesionista catalán. La satisfacción...
Mariano Rajoy va a cosechar en Estados Unidos un apoyo sin fisuras a su actitud frente al órdago secesionista catalán. La satisfacción será solo a medias porque sectores cualificados de la economía y la política estadounidenses le van a instar a que, después del 1 de octubre, deje la Presidencia del Gobierno, convocando, si fuera necesario, elecciones generales. La información que he recibido sobre este asunto emana de fuentes especialmente serias.

Nombres relevantes de Estados Unidos, preocupados por la situación de España, nación en la que la primera potencia del mundo mantiene su más importante base europea, consideran que Mariano Rajoy se ha abrasado en la hoguera catalana. Reconocen su gran éxito económico y que ha salido airoso de la crisis, pero estiman que su tiempo se ha acabado. Apuntan como sucesor, no sé bien por qué, a Íñigo de la Serna, aunque ni Ana Pastor ni Pablo Casado ni Núñez Feijóo sean nombres desdeñables.

La moción de censura está al caer. Rajoy tiene a la mayoría del Congreso en contra. El Frente Popular ampliado formado por un Sánchez débil, un Podemos altanero, un Partido Comunista agazapado y un enjambre de agrupaciones secesionistas y de extrema izquierda no parece lo más conveniente para la estabilidad occidental. No más Grecias. En Estados Unidos se dispara la preocupación. Derrotada la maniobra secesionista en Cataluña, no resultaría prudente que Mariano Rajoy se enrocara. Es el momento de hacer una sucesión moderada y eficaz.

La argumentación esgrimida por los sectores que deciden en la vida económica y política de Estados Unidos, con amplia repercusión en los dirigentes españoles, no es desdeñable. Pero ni en Washington ni en Nueva York conocen a Mariano Rajoy ni al entorno que de él cuelga. En mi opinión, el presidente forcejeará para permanecer. Es un maestro en dar largas. Así es que veremos quién se lleva el gato al agua.