www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CARLOS PUIGDEMONT Y SUS CÓMPLICES, INCLUIDO EL JEFE DE LOS MOSSOS, A LA CÁRCEL

lunes 02 de octubre de 2017, 11:23h
Al margen de la farsa que fue el referéndum, las cifras exhibidas por el presunto golpista Oriol Junqueras son...

Al margen de la farsa que fue el referéndum, las cifras exhibidas por el presunto golpista Oriol Junqueras son falsas. No pasaron de medio millón las personas que, en medio de la trampa generalizada, votaron el domingo. Tampoco son ciertas las cifras de los heridos. Es increíble que el Ministerio del Interior no haya exigido los nombres y apellidos de esos presuntos heridos, comprobando lo que hay de verdad en lo que ha difundido la Generalidad para desprestigiar a la Guardia Civil y a la Policía Nacional.

Ante la mascarada que estamos padeciendo, Mariano Rajoy debe abandonar el voluntarismo político, la verborrea inútil, las medias palabras y el pensamiento puesto en que el PP gane las elecciones. Elevar el punto de mira parece obligado. El presidente del Gobierno debería haber anunciado ya que, previa consulta con los líderes constitucionalistas, pondrá en marcha de forma inmediata el artículo 155 de la Carta Magna. Apeló en su día a ese artículo Felipe González. También lo hizo José María Aznar. Pero Rajoy estaba aferrado a la máxima de Pedro Arriola: “No hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico”. Esa máxima es una sandez y el resultado de no hacer nada, el resultado de la lenidad y el pasotismo, lo hemos padecido el domingo.

España se juega la unidad nacional, con 500 años de Historia. No puede haber ni vacilaciones ni enjuagues ni medias tintas. Hay que actuar desde la ley, y sin salirse un milímetro de la ley, con contundencia, descargando el peso del Estado de Derecho sobre Carlos Puigdemont, Oriol Junqueras, el pobre Arturo Mas, la taimada Carme Forcadell y demás cómplices, entre ellos el mayor de los mossos, José Luis Trapero, y llevarlos durante largos años a prisión si el juez así lo sentencia.