www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL GOBIERNO DEBE PONER A PUIGDEMONT A DISPOSICIÓN DE LOS JUECES

jueves 26 de octubre de 2017, 17:18h
No se puede continuar con el pasteleo, las componendas y las concesiones. Desde hace varios meses Carlos Puigdemont...

No se puede continuar con el pasteleo, las componendas y las concesiones. Desde hace varios meses Carlos Puigdemont está trabajando con el mayor descaro en un golpe de Estado, se mofa de Mariano Rajoy y del Gobierno de España y se ha convertido en un presunto delincuente, reo de un delito de sedición continuada. Mariano Rajoy tiene la obligación constitucional de cumplir y hacer cumplir la ley. Su deber es detener al señor Puigdemont y ponerle a disposición de los jueces. Y con él a Oriol Junqueras, al pobre Arturo Mas, al presunto traidor José Luis Trapero, a la taimada Carmen Forcadell y a sus compinches.

Y de nada valen las fintas del presidente trilero de la Generalidad. Hay que hacer oídos sordos a las trampas, a los engaños, a las mentiras de este político mequetrefe que ha puesto la tranquilidad de 48 millones de españoles en manos de los 10 diputados de la CUP, agrupación antisistema de ultraizquierda. Aterrado de terminar con sus huesos en la cárcel, Puigdemont se ha bajado los pantalones y, tras una mañana desordenada de República bananera, ha endosado al Parlamento catalán la responsabilidad de replicar al artículo 155 de la Constitución.

Mariano Rajoy ha hecho bien en cargarse de razones jurídicas y políticas durante el último mes, pero la aplicación del artículo 155 de la Constitución no se puede hacer con titubeos y debilidades. Tampoco a plazos. Carlos Puigdemont y sus cómplices no deben continuar en sus puestos. Es necesario que la opinión pública nacional e internacional tenga conciencia clara de la robustez del Estado de Derecho español al descargar el peso de la ley sobre los que se han situado fuera de ella y la han violentado. Y después, con las debidas garantías, los catalanes acudirían a unas elecciones autonómicas dentro de la normalidad constitucional.